Signficado de Las Pascuas

La palabra «Pascua» viene del idioma hebreo (pesáh) y del griego (pascha). La palabra «Pascua» en español significa «paso» «salto».

Significado de las Pascuas

Fuente: http://www.diocesisdecanarias.es

Para los judíos:
En el pueblo judío anterior al nacimiento de Cristo, la pascua era una fiesta de pastores en la que se mataba un cordero para pedir la fecundidad. Después pasó a celebrar la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto. En la pascua los judíos celebraban -y celebran en la actualidad- el «paso» (la Pascua) del Mar Rojo del pueblo hebreo hacia la liberación de la esclavitud.

Para los cristianos:
Todos los que creemos que Jesucristo es Dios celebramos la Pascua con otro contenido. Para los cristianos es la fiesta más importante de todo el año ya que en ella celebramos el «paso» de Jesús de la muerte a la vida. La Pascua para nosotros es la celebración de la RESURRECCIÓN DE JESÚS. El Señor es nuestra nueva Pascua.

Pero lo importante es ¿qué es para ti la Pascua?. Tal como la Navidad, solemos saludarnos en una mesa familiar, o llegado el miércoles víspera del jueves Santo, declaramos a un vecino el saludo: Feliz Pascua!

Sabemos lo que estamos diciendo? Más allá del concepto tradicional que nos fue inculcado, que significa el dicho «FELICES PASCUAS!» ?

Como también he observado en las Navidades, lejos del ayuno y el recogimiento, se sirven mesas con diversos platos, con carne inclusive. Poco y nada me recuerdan a la noche austera y lánguida que pasó el Señor Jesús con sus amados discípulos, anunciándoles que la Hora había llegado…

Esto, lejos de ser una crítica, intenta que vivamos de un modo conciente al menos, aquellos que pronunciamos con nuestra boca. El tiempo de la Pascua en el Cenáculo puede ser visto, a lo menos, como dramático. Es el momento de la consumación de la Entrega de Jesus como cordero mismo, al mundo de los hombres.

El Sanedrín, no muy distinto por cierto al Papado de hoy o a las instituciones altas que gobiernan los poderes religiosos del mundo humano, estaba muy inquieto por este Profeta llamado Iheoshúa de Nazareth, hijo de Ioseph y Miryam. ¿Por qué estaban nerviosos o inquietos? Pues porque la Verdad hace tambalear el Poder. Claro está que la Biblia que llegó a nuestras manos está «delicadamente manipulada y retocada o corregida» para seguir sosteniendo los mismos templos como el que Jesús visitó en sus últimos días, echando a patadas y latigazos a mercaderes y vendedores.

Así fueron impedidas las llegadas de documentos calificados como apócrifos, donde se oye la Voz diciendo:

«Jesús ha dicho: Soy la luz quien está sobre todos. Soy el todo. Todo salió de mí, y todo vuelve a mí. Partid la madera, allí estoy. Levantad la piedra y allí me encontraréis…………Jesús ha dicho: ¿Qué salisteis a ver en lo silvestre, una caña sacudida por el viento y a una persona vestida con ropa felpada? He aquí, vuestros gobernantes y vuestros dignatarios son los que se visten en ropa felpada, y ellos no podrán conocer la verdad. «

Pues ya imaginen lo que estas palabras producen en las esferas del poder que quiere seguirse manteniendo en su trono de riqueza y dominación.

Además, no ha sido muy distinta la historia para el Puebla judío. Caifás y sus sacerdotes le preguntaron a Iheoshúa: «Eres tú el hijo de Dios?» y el respondió: «Yo soy». Allí mismo, se desgarraron las vestiduras. para qué le preguntaron entonces? El juicio con sentencia incluída ya estaba decretado, y aquello fue la excusa justa que necesitaban y Jesús les dio sumisa y mansamente como los corderos que sacrificaban para las Pascuas.

Jesús sabía de antemano todo esto? Se «auto-otorgó» como sacrificio? con qué fin? relamente nos redimió del pecado o somos los mismos que en esos tiempos? Como dicen los católicos, volvió así Dios a tener la nueva alianza con el mundo?

Que Jesús existió, es indiscutible, y aún reconocido por sinfines de religiones y creencias que poco tienen que ver con el cristianismo. Entonces, a qué vino este misterioso hombre? como es que 2012 años después de su muerte en la Tierra, siga despertando inetrrogantes? cómo es que aún hace brotar de nuestros labios expresiones tales como «felices pascuas» y aún no logramos zambullirnos en su profundo misterio?

Realmente resucitó como nos muestran, o el mensaje es mucho más hondo?

Pues sólo me permitiré compartir lo que siento, no para sugerirlo como Verdad, sino para compartirlo y sumergirnos juntos en ese océano que está en la existencia misma.

Iheoshúa el Nazareno es la Encarnación del Cristo. Cristo es la energía del Universo, cogobernadora y creadora de mundos, planos y planetas, seres en todas sus escalas y de dioses o manifestaciones incomprensibles para la mente humana, pero que pueden ser reveladas por Gracia Divina.

Jesús encarnó a voluntad como hombre en ese tiempo y en esa Tierra. No apareció en cualquier pueblo, sino que su lugar de nacimiento fue esperado por varios grupos de sabios y místicos. Los tres Reyes Magos fueron sólo la parte visible de generaciones y sociedades que anhelaban la llegada del Rey de reyes hace más de 2000 años. Nació en Israel, en un pueblo que esperaba un rey justiciero, que los librara del yugo romano. El vino a liberarlos de un enemigo más poderoso, pero como niños egoístas y mezquinos que no se salen con la suya, le condenaron matándole.

Pues si acaso fueran ciertas las palabras halladas siglos más tarde, cómo habrian de estar tranquilos los judios de aquel tiempo? «

El les dice: Lo que buscáis ya ha llegado, pero no lo conocéis. –. Sus discípulos le dicen: Veinticuatro profetas proclamaron en Israel, y todos hablaban dentro de tí. Él les dice: «Habéis ignorado al viviente que está enfrente de vuestro rostro y habéis hablado de los muertos.» —. Sus discípulos le dicen: ¿Es provechosa la circunscisión, o no? –El les ha dicho: Si fuera provechosa, su padre los engendraría circuncidados de su madre. Es la verdadera circunscisión espiritual la que se ha hecho verdaderamente provechosa.»

Sabido es que, como Krishna indica a Arjuna en su discurso, «Siempre que el Bien decae y el Mal prevalece, entonces Yo vengo a la existencia.»

Cómo Lakshahara nos ha hecho ver, paradójicamente, la palabra más utilizada por Jesús durante sus enseñanzas, es YO. Necios seríamos si viéramos en este yo la conducta egótica plasmada en gobernantes, políticos, presidentes y líderes contemporáneos. Ese «yo» es divino, no-hacedor, mensajero sin egoísmo, y dador de existencia

Por lo tanto, un hombre como Jesús, aún hoy día y con más razón, sería visto como una enorme amenaza para el poder terrenal, esbozado en las escrituras como el diablo, el mal, Satanás y otro sinfin de nombres.

Pues sencillamente, hay que ver a quien servimos no sólo en Pascuas, sino cada día. En el mismo Evangelio prohibido, dice Jesús:

Una persona no puede montar dos caballos ni tensar dos arcos, y un esclavo no puede servir a dos amos, de otra manera honrará a uno y ofenderá al otro. Nadie bebe vino añejo e inmediatamente quiere beber vino nuevo. Y no se pone vino nuevo en odres viejos, para que no se revienten. Y no se pone vino añejo en odres nuevos, para que no se vuelva ácido. No se cose remiendo viejo en ropa nueva, porque vendría un rasgón. Jesús ha dicho: Si dos hacen la paz entre sí dentro de esta misma casa, dirán a la montaña: «¡Muévete!» y se moverá

Y hoy, 2012 años después, seguimos intentando montar dos caballos, y decimos feliz Pascua sin guardar recogimiento por aquel cordero que se entregó al peor de los dolores por amor, y habiendo perdonado de antemano…

Ese hombre que se llamó Iheoshúa, y al que le decimos Jesús, Jesucristo, Cristo, Iesú, Issa, Yesú, el Nazareno, el profeta, el revolucionario, Dios o como quieras nombrarle, hizo algo único, y no me refiero sólo a su culminación extrema…

Ese hombre revirtió la religión conocida.

Pudiendo ser rey, eligió ser siervo.

Pudiendo comandar ejércitos de ángeles, dominar mares y vientos, multiplicar panes y peces, eligió darse a sí mismo como el camino, la Verdad y la Vida.

Pudiendo transformar el mundo con sólo un chasquido, eligió acompañarnos hasta hoy, en cada tropiezo, en cada renacer, en cada llegada y en cada partida de este mundo llamado Tierra.

Cuando las multitudes comenzaban a aclamarlo, el se retiraba, se escondía para no ser visto, y desaparecía.

Amaba por igual a sus más devotos, que a los peores criminales e impíos.

Teniendo la potestad de curar y resucitar, no se quedó con la credencial del milagro que atrae a las masas, sino que nos enseñó que el espíritu es trascendente respecto a la materia…

Y si dudas de su resurrección, y te preguntas si sus huesos no se hallan escondidos con clavos atravesados, o si tuvo hermanos, esposa e hijos, te habrás perdido su verdadera resurrección, que es esta: tu y yo, ahora mismo, estamos pensando en EL.

Namasté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *