Ser feliz no es ser divertido necesariamente

Solemos asociar la palabra felicidad con alguien sonriente

Pocas veces la asociamos a alguien sereno

El paradigma de éxito social nos hace creer que ser felices es ir corriendo con una risotada en un bello paisaje

La verdadera felicidad reside en la paz y conciencia del SER

Por eso, ser feliz, sencillamente, es SER