Que es Sadhana?

-¿Qué es un Sadhana?

Significado de sadhana

Es una práctica integral que realiza el alumno.

-¿Meditación?

No. Movimiento del Prana a través del cuerpo-pranayama-Japan.

-¿Tiene que ver con los chakras?

El movimiento Pránico establece armonía en los centros energéticos, pero lleva tiempo establecer esta armonía. Esta armonía depende de que el Prana-pensamiento comience a purificarse, de lo contrario, la mente no podrá establecerse como un cuenco lleno de Vayu (energía divina).

-Habla de purificación interior, ¿no?

Claro.

-¿Y eso se puede practicar? ¿No es el propio Dios quien hace esa purificación en cada uno de nosotros?

Dios está siempre allí, pero la vida misma ha opacado su grandeza, si quitamos la escoria lo veremos en toda su grandeza.

-¿Cree usted en ese cambio de conciencia del que todos hablan a nivel mundial?

Ser conciente de Dios es fundamental pero no desde un ámbito meramente intelectual. Debe haber certeza de Dios.

-Hacer comprender que todo y todos somos Dios no es tarea fácil.

No lo es.

-El hombre está acostumbrado a ver a Dios en las alturas y no en èl ni en sus semejantes.
Dígame, ¿nunca le atacan las dudas?

No.

-Bien, yo no tengo tanta suerte, a veces me gustaría dejarlo todo y salir corriendo.

¿Y adonde irías? No tienes donde ir. Si tiras una piedra hacia el infinito, con los siglos volvería a ti.

-Si, lo sé, no puedo escapar a mi deberes, pero a veces me gustaría. Tengo la sensación de no hacer todo lo que debo.

Pero tú tienes una mente que puede reflexionar y discernir, en todo tiempo y circunstancia.

-Si, quizás ese sea el problema que me gusta discernir demasiado. A veces hay que actuar sin pensar tanto.
Imagine que le llega un mensaje que no es para usted, y el receptor no está preparado para recibirlo, ¿qué haría con el mensaje?

Los mensajes pueden codificarse, siempre hay cosas buenas detrás de aquello que no comprendemos a simple vista.

-Sr. lakshahara, la sabiduría consiste en que el conocimiento de Dios coincida con nuestra propia voluntad, y eso es lo difícil, mantener ese equilibrio para que nuestra voluntad sea la suya.

La purificación del Yo consiste en no creerse el hacedor de las cosas, este es el inicio para que la voluntad divina opere en nosotros.

-Claro, ha de ser Él en nosotros, nuestras obras no valen nada, son las obras que Dios hace en el hombre las que cuentan. “Padre, para qué quiero mis manos sino para que tu obres por ellas, para que quiero mis ojos sino para que tu vieras por ellos, para que quiero mi boca, sino para que tu hables por ella”.

Bien, estas acciones son de Dios a través de su instrumento, el ser humano, pero este instrumento debe estar bien afinado y esto depende de nuestro trabajo interior.

-Bueno, cuando Dios entro en mi vida, quiero decir, cuando pase de estar dormido a despierto, fue suavemente y no tuve que hacer ningún esfuerzo, tan solo Él entro y lo fue ocupando todo, cierto es que descubrí cosas de mi persona que no me gustaron, pero Él las ha ido limando poco a poco.

Bien, porque tú lo has permitido dado tu grado de percepción divina. Y eso es muy bueno.

-Dios tiene mucha paciencia, tiene todo el tiempo del mundo. Yo creo que a cada uno le llega su momento, y es Él quien lo concede en nosotros, por supuesto respetando nuestro libre albedrio, no podría ser de otra forma, como decía Juan, “es dulce al paladar y amargo en las entrañas”.

Bien.

-Una última pregunta. ¿Cómo saber que estás haciendo lo correcto?

Cuando el hacedor cae, Dios permanece. Realiza actos que no añadan nada ni quiten nada a tu vida, estos son karmas neutros, así Dios podrá reflejarse en ti. Pero puedes observar también aquellos pensamientos que una vez puestos de manifiesto, en el exterior traen sufrimiento, a esos se los debe purificar. Todo lo que no trae paz es producto de «yo soy el hacedor».

-Sí, pero a veces lo que es bueno para mi no lo es para ti y viceversa.

Claro, pero es porque aún no meditas a diario en ¿Qué es bueno para el mundo entero? Medita en esto y entonces lo bueno para el mundo entero será bueno para ti.

-El amor, es bueno para el mundo entero.

Entonces sé conciente de ello, siempre.