Propósitos del Yoga I – La fusión con el Reino de los Cielos

propositos-del-yoga-i-la-fusion-con-el-reino-de-los-cielos
Se dice que el Yoga es un método científico, cuyo fin es conseguir la unidad del cuerpo y la mente, concepto que se fundamenta en la experiencia de innumerables personas que lo han practicado obteniendo resultados comunes, por lo cual está comprobada su validez.

Por otra parte, además de habérselo declarado como una ciencia milenaria, de las más antiguas que existen en la actualidad, está científicamente comprobada su funcionalidad en pos del fin que se persigue.

Además, el Yoga cuenta con un perfil filosófico, adquirido en el principio de poder transmitirse de manera oral, por lo que el conocimiento impersonal se da a través de la palabra, del lenguaje, de allí que se lo considere, de alguna manera, una filosofía.

Y también, es bueno hacer hincapié en su parte psicológica profunda. En este caso cuando hablamos específicamente de este concepto, se debe relacionar a través del receptáculo llamado mente.

En realidad, en sus tres presentaciones existe un complemento tangible. Si el origen de la palabra es unión, en la práctica del Yoga en sí, no puede existir la exclusión de ningún elemento que conlleve al autoconocimiento. Ya sea de forma científica -se me ocurre a través del Hatha-Yoga-, de ciertos lineamientos que se deben seguir, a través de la filosofía, de la escritura, de la transmisión del conocimiento, o a través de la reflexión y el discernimiento, y es que tomando en cuenta este ensamble, estaríamos hablando de las tendencias yoguicas que podría tener cada persona, y que facilita, notablemente, el camino para llegar al autoconocimiento.

Para que se tenga la idea bien marcada de que el Yoga es una fusión, es el estadio más alto de autoconocimiento, y este ers del mismo tenor al Reino de los Cielos. El llegar al Reino de los Cielos es estar con Dios, en el Yoga es estar fundido en Él, es poder tener todo el conocimiento que Dios nos ha revelado, y reencontrarnos con Él.

A su vez, el Yoga se ha adaptado a través de los siglos a distintas personalidades, por lo tanto el Yoga se adecúa a las tendencias inherentes de cada persona, de la manera más  conveniente. Por ejemplo, si una persona tiene una Tendencia Devocional, el Yoga cumple eficientemente el camino devocional, si alguien tiene una Tendencia al Conocimiento el Yoga cumple a la perfección ese camino o  tendencia de quien lo demande. La Tendencia Devocional es llevada a cabo por el Bhakti-Yoga, la Tendencia del Conocimiento por el Gñana-Yoga, y si hay personas, como suelo ver muchísimas, que tienen una Tendencia a la Acción, el Yoga recurrirá al Karma-Yoga. Si se tiene una Tendencia al Conocimiento de la Mente, el Yoga recurre al Raja-Yoga, cuya particularidad radica en que este tipo de Yoga cumple eficientemente todos los requisitos, para todo tipo de mentes y también de tendencias. En conclusión,la Tendencia es la fuerza que te mueve a conocerte a Ti Mismo, de la forma que sea; a conocer tu parte psicológica, a conocer la parte de tu conocimiento, etc. La fuerza imperante de una tendencia particular te va a llevar a todas las demás tendencias.

El Hatha-Yoga: es un método científico, el Gñana-Yoga es un método filosófico y el Karma-Yoga está dentro de lo que es el Gñana-Yoga, que es Conocimiento Puro.

No puedes dar si no tienes conocimiento. Si no meditas el Impersonal, que es el sendero del Gñani, no puedes dar ofrenda a tu prójimo, como corresponde. Este Yoga educa al ego, y por ende los pensamientos se purifican, y los órganos de los sentidos se vuelven hacia el interior. Ademas, educa a la mente en general y a lo que está en ella, es decir toda idea preconcebida, los pensamientos, las fantasías, la imaginación, etcétera. Por su parte, el Raja-Yoga es un método psicológico. No hay dudas de que el Hatha-Yoga y el Raja-Yoga están muy vinculados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *