Prologo de los Dialogos con Jesus y Juan

El Portal Espiritual: Todas las religiones y creencias en un solo lugar

PRÓLOGO

DIÁLOGOS CON JESÚS, EL NAZARENO

Lo que aquí verán no es otra cosa que lo experimentado en mi ser, ajeno a mi decisión, y que recibí en forma de palabras que aparecían en la conciencia.

No soy escritor, así que plasmo lo sucedido tal cual sucedió. Quiero liberarme de cualquier cuestionamiento, juicio o interrogación que pudiera hacérseme, puesto que vivo esto como un regalo del Padre de todos los hombres, y ninguna Gracia debe ser cuestionada, por pertenecer a los misteriosos e inexorables territorios que quedan bajo la potestad de la fe, la aceptación y el corazón. Así es que reniego de dar cualquier explicación para justificar estos hechos o responder cualquier pregunta sobre ellos. Aclarado esto, bajo juramento declaro que estas palabras son auténticas, no premeditadas ni elaboradas por la especulación de la mente, sino que llegan como consecuencia natural del camino impartido por mi instructor Lakshahara Acharya, como así también como recompensa que a veces hace ver nuestro misericordioso Señor a los pequeños e imperfectos esfuerzos que realizamos en pos de alcanzar su Mano. Por lo tanto y sin más preámbulos, expongo humildemente mi experiencia no para ejemplo ni para atraer la curiosidad, sino porque lo dado por Él no debe ser retenido, sino mostrado más allá de cualquier reacción. Apelo a sus corazones más que a sus cerebros, a su sentir más que a su razón, a su amor más que a su duda, y a su reflexión más que a sus intrigas. No sometan a juicio aquello que el Juez no juzga. Tómenlo o déjenlo: si lo toman, que el amor sea el recipiente que contenga este mensaje; si lo devuelven, háganlo limpiamente tal cual les ha sido dado, sin agregados ni dudas, porque La Palabra así me fue entregada, y así debe volver. Quien escribe este texto es un hombre común e imperfecto, que vino a aprender y no a enseñar al mundo, y que da a sus congéneres aquello que el Creador ha querido dar. Sepan disculpar mi silencio de aquí en más, y sólo quédense con lo que este escrito contiene, pues ya ha dejado de pertenecerme. En mi interior sólo se encuentran estos seres impartiendo una enseñanza más allá de las palabras, y éstas últimas han quedado en el papel que tienen Uds. delante de sus ojos. La Luz los bendiga e ilumine en esta lectura y siempre. Sea Su Voluntad por sobre la nuestra. Amén.

Vivekamukti

El Portal Espiritual

Comenta lo que has sentido

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *