Sé en este vacío natural, el sustrato no creado y fuente de todas las actividades de la mente y del mundo; nota que no hay esfuerzo que esté siendo realizado por el vacío, está ahí y no ha surgido para estar aquí.
Puede ser una imagen de árbol, lago y naturaleza
Notando esto debe de brindarte una gran alegría, dicha, sabiendo que esto no es una construcción, no ha sido creado.
Este silencio está en la raíz de nuestro Ser y no tienes que excavar para encontrarlo, está justo aquí. No eres diferente del silencio, no eres alguien notando el silencio, ese silencio y tu Ser son Uno.
El silencio y La Paz son Uno.
El silencio y el espacio son Uno.
El silencio y el amor son Uno.
Este silencio y el bienestar son Uno.
Este es el perfume del Ser, el perfume de Dios.
Al ser no puedes verlo, sólo puedes serlo.
Gracias al Ser incluso el acto de ver es percibido, incluso la sensación de ser, la sensación de presencia y existencia son percibidos.
Cuando sabes esto y puedes confirmarlo, verás que aquí no hay tiempo, no hay temporadas… Marínate en ello .
No tienes que estar mirando algo para saber quien eres.
Atestiguas la acción y la no acción. Percibes lo visible y lo invisible.
No tomes ninguna forma para tu Ser, y tu percepción será verdadera, armoniosa.
Honra esto, valóralo hasta que la sensación de separación o la dualidad de ello naturalmente termine”