Los tres ladrones

MAESTRO: “Cuando se piensa en la Divinidad como creadora, preservadora y destructora es conocida como el Dios Personal, Saguna Brahman o la Energía Primaria,Adyáshakti. También cuando se piensa que está más allá de los tres gunas, se la llama Realidad sin atributos, Nirguna Brahman. Más allá del discurso y el pensamiento, éste es el Supremo Brahman, Parabrahman. “Bajo el hechizo de la maia de Dios el hombre olvida su verdadera naturaleza. Olvida que es el heredero de las infinitas glorias de su Padre. Esta divina maia es hecha de los tres gunas. Y los tres son ladrones; porque roban al hombre todos sus tesoros y le hacen olvidar su verdadera naturaleza. Los tres gunas son sattva, rayas y tamas. De éstos sólo sattva apunta el camino hacia Dios. Pero ni siquiera sattva puede llevar al hombre a Dios. “Déjame que te cuente un cuento. Una vez un hombre rico estaba atravesando una selva cuando tres ladrones lo rodearon quitándole toda su riqueza. Luego de despojarlo, uno de los ladrones dijo: `¿De qué sirve conservar vivo al hombre? Mátenlo.’ Diciendo esto, iba a estoquearlo con la espada, cuando otro ladrón interrumpió y dijo: `De nada sirve matarlo. Atémosle fuertemente y dejémosle aquí. Así no podrá ir a denunciarnos a la policía.’ De acuerdo, los ladrones lo ataron con una cuerda, lo dejaron y se fueron. “Después de un rato el tercer ladrón volvió hacia el hombre rico y le dijo: `Ah, está Ud. mal herido, ¿no? Venga que lo voy a soltar.’ El tercer ladrón puso en libertad al hombre y lo condujo fuera del bosque. Cuando llegaron cerca del camino real el ladrón dijo: `Siga este camino y fácilmente llegará a casa.’ `Pero Ud. también tiene que venir conmigo’ —dijo el hombre— `ha hecho tanto por mí; estaremos todos complacidos de verlo en casa.’ `No’ —dijo el ladrón— `no me es posible ir allí. La policía me arrestaría.’ Y así diciendo, dejó al rico luego de indicarle el camino. “Ahora, el primer ladrón que dijo: `¿De qué sirve dejar al hombre vivo? Mátenlo’, es tamas. Destruye. El segundo ladrón es rayas, que ata al hombre y lo enreda en una variedad de actividades. Rayas le hace olvidar a Dios. Sólo sattva muestra el camino hacia Dios. Produce virtudes como compasión, rectitud y devoción. Por otra parte, sattva es como el último peldaño de la escalera, próximo al techo. El Supremo Brahman es la propia morada del hombre. Uno no puede alcanzar el Conocimiento de Brahman a menos que trascienda los tres gunas.

Del evangelio de Sri Ramakrishna, Tomo I, Ed. Kier