La purificacion total del Ego

purificacion del ego

Estamos hablando puntualmente, de llevar al ego a su purificación total.
A esto le llamamos “La naturaleza esencial” o “La verdadera naturaleza de la mente”.
Por esto sabemos que nuestra naturaleza esclarecida siempre está presente y siempre es perfecta.
Decimos, que ni siquiera los seres iluminados en su infinita sabiduría, pueden perfeccionarla; ni los seres concientes estropearla en su aparente confusión.
Nuestra verdadera naturaleza podría compararse con el cielo, y la confusión de la mente ordinaria podría compararse con las nubes.
Cuando estamos en tierra, mirando hacia lo alto, se nos hace muy difícil creer que haya algo más que nubes.
Sin embargo, sólo hemos de remontarnos en un avión para descubrir sobre ellas una extensión ilimitada de transparente cielo azul.
Desde allí arriba, las nubes que suponíamos lo eran todo parecen minúsculas y remotas.
Debemos tratar siempre de tener presente, que las nubes no son el cielo y que no le pertenecen; sólo están ahí suspendidas, desplazándose a su manera y no dependiente, y nunca pueden manchar el cielo ni dejar huella en él, de modo alguno.
Entonces ¿Dónde se encuentra esta naturaleza esclarecida?
Está en la naturaleza de nuestra mente, semejante al cielo; absolutamente abierta, libre e ilimitada.
Es en su fundamento, tan sencilla y natural, que nunca puede complicarse, corromperse ni mancharse; tan pura, que se encuentra más allá, incluso, de los mismos conceptos de pureza e impureza.
Decir que esta naturaleza se asemeja al cielo, es por supuesto, una metáfora que nos ayuda a comprender su carácter ilimitado, que todo lo abarca, puesto que la naturaleza esclarecida tiene una característica que el cielo no puede poseer, y esta característica es la de la claridad radiante de la conciencia.
Con amor: Lakshahara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *