Una web de Lakshahara y Vivekamukti

La palabra en acción es un instrumento

PALABRA EN ACCIÓN

Cuando se guarda silencio, es silencio…
Cuando se habla, es habla
La palabra en acción es un instrumento
Quien toma el instrumento, define su destino
Aún así, la palabra es sólo una palabra…
La palabra AMOR en boca de Jesús, es totalmente distinta a la palabra AMOR en boca de un hipócrita.
Pero si la palabra AMOR tiene 4 letras, que tiene de distinto que la diga Jesús o un hipócrita? No contestes aún…DETENTE


Ahora, suponte que tienes a Jesús tras una habitación, y al hipócrita en la otra habitación. Tu no ves quien es quien. Sin embargo, en un momento determinado, la persona A dice “AMOR“… Y a los pocos segundos, la persona “B” dice también AMOR. Tú no sabes quién es quién. Como los diferencias? No contestes aún…DETENTE


Ahora, suponte que tu tienes los ojos vendados, y ponen sobre tu mano derecha, un papel con la palabra AMOR. En la izquierda, ponen otro papel con la palabra AMOR. Te sacan le venda de los ojos, y te piden que mires ambos papeles. Ves que ambos tienen escrita la palabra AMOR. Luego te dicen: uno lo escribió Jesús, el otro un hipócrita. Como los diferencias? No contestes aún…DETENTE


Cuando alguien dice TE AMO, uno puede creer o no, sentirlo o no, pero ese alguien ha dicho eso: TE AMO. Uno no sabe si esa persona en ese instante lo dice como Jesús o como un hipócrita. La mente puede a partir de ahi ponerse en marcha, o detenerse en lo dicho. La mente puede empezar a argumentar cosas: este dice tal cosa por tal motivo,….este realmente me ama porque así lo ha demostrado siempre,,,,este me está mintiendo porque dice una cosa pero hace otra…….. y un sinfín de variantes casi infinitas….
Lo cierto es que sólo existieron esas palabras: TE AMO.


Sólo el tiempo es capaz de demostrar si lo dicho es ilusorio, es real o es verdadero. NADA MAS QUE EL TIEMPO. Lo demás, son solo esas dos palabras
Lo demás, es sólo una opinión mental.
Pero sólo el tiempo hace que esas palabras sean la acción de Jesús…o las de un hipócrita.
Por eso, cuando alguien dice algo, escuchemos SOLO LO QUE DICE, y no agreguemos nada.
Dejemos que el tiempo haga el resto.
La mentira es como la casa edificada sobre arena
La verdad es como la casa edificada sobre piedras
La palabra es la CASA. Sólo hay que ver donde la edificamos.


Namasté

« »