La ofuscación y el enojo

La representación de este mundo dual es la ofuscación. Ahora, si hemos podido pasar la barrera de la ofuscación, aunque ésta no se haya ido, el plano sublime o superior puede comenzar a darnos vislumbres de nuestra vida divina. Si bien estamos en un plano de Existencia material, como en verdad todo esta unido y nada separado, al mismo tiempo podemos percibir nuestro plano divino. Este plano divino, merecidamente se nos otorga; por lo tanto podemos decir que el nivel de conciencia en que nos encontramos es Existencial, y es Existencial porque por primera vez podemos percibir a Dios o Divina Shakti, o divina presencia. Llegar a esto implica un grado de madurez importante: esto no significa la Iluminación, sino que significa, un paso mas hacia la iluminación. Debemos entender, que los que no tienen aun madurez espiritual, están aferrados a este momento actual, o a momentos anteriores del mismo modo que nos hemos aferrado a la condición de victima o tirano. Esto en vez de ser alimento para el Yo espiritual, es alimento a la proyección que el ego hace en nosotros.
Lo importante es tener presente que Dios mora en nosotros para que el plano sublime pueda mantenerse por siempre. Lakshahara Ji