Si piensas en alguien, quien sea….lo primero que viene a tu mente no es SU IMAGEN? SU FORMA?
Puede ser una imagen de 2 personas y texto que dice "Prisioneros de la FORMA"
Estamos en un mundo, donde todo lo que VEMOS tiene una forma, y también está clasificado con un nombre. Así que si piensas en FULANO o MENGANA, viene su forma tu mente, o su nombre.
Nos hemos criado y educado por miles de años, para clasificar cada cosa que tiene una forma, con un nombre.
Fulana es MODELO: y esa clasificación trae consigo una forma.
MENGANO es un Hatha Yogui…y esa clasificación trae consigo una forma.
La forma es además, subclasificada dentro de la DUALIDAD: lindo, feo….atractivo, repulsivo….elevado, inferior….simpático, antipático…deseable, indeseable….Todo el tiempo clasificamos….todo el tiempo, NOMBRE Y FORMA…
No es fácil librarse de esto. Y alguno dirá: ¿pero por qué debo librarme? No es natural que todo tenga nombre y forma?
Puedes conformarte y pensar así, claro que sí…El punto es cuando te conviertes en una especie de prisionero de la forma…Cuando un nombre y forma hacen que creas que conoces algo…
Lo que realmente puede CONOCERSE, créeme, no tiene nombre ni forma.
Puedes llamarlo Dios, Creación, Nada, Brahman…Llámalo como quieras! Pero si lo pones dentro de un nombre y una forma, es sólo para utilidad de tu mente. Para que todo pueda seguir siendo clasificado en cajoncitos, y allí creas que puedes tener todo ordenado y bajo control…tal como un prisionero en su pequeña celda….
Cuando ves a los modelos en un desfile, con su impronta y su actuación, detente a ver también a los espectadores: allí están sentados, mirando con toda la atención y su mente dispuesta a clasificarlo todo…
Pero también cuando ves a muchos alumnos y profesores de yoga (no todos) verás que si muestran una enseñanza buena, no pueden resistirse a mostrar sus atuendos o posturas de yoga…no pueden librarse de esa forma.
El nombre y forma es una especie de imán muy potente…Al suceder un enamoramiento, se despierta un sinfín de torbellinos de sustancias químicas en nuestra persona, que nos llevan a un estado donde parece que ya todo nos lleva al objeto de enamoramiento. Nuestros pensamientos, nuestros instantes, todos nuestros sentidos, se dirigen hacia ESO.
Esto sucede en los animales, y en las personas, claro!
Y también sucede en los devotos: es el éxtasis de sentir ese potente imán del Dios personal, el rostro de Jesús, de Krishna, de Yogananda, de Rama, de la Virgen….de tanto seres elevados y maravillosos…
Y aún así, necesitamos un nombre y una forma para identificar…
Cuántos devotos conoces de un pasto, o de un grano de tierra o de una nube que perderá su forma en unos instantes? No hay muchos, verdad?
Cuántos devotos de la humildad conoces? No hablo de personas humildes, sino personas que entran en éxtasis contemplando la humildad de algunos seres?
Cuántos devotos de la nada conoces? Aún los amantes del silencio parecen necesitar definir lo que es el silencio como la ausencia de ruidos o sonidos.
Aún los yoguis más afamados, prenden sahumerios o requieren cierto ámbito para estar calmos.
Cuántos devotos conoces de un pájaro que llega y se va, o de una gota de agua?
La idea de nombre y forma, en general, hace que nos identifiquemos falsamente con algo “permanente”.
Y dime en esta Tierra bajo el sol, acaso hay algo totalmente permanente que no mute, y que tenga nombre y forma?
Quizá por eso sea tan difícil esta liberación. Quizá por eso te toparás con templos llenos de deidades o esculturas de santos, representaciones, ventanas, estatuillas, ribetes dorados…incluso las mezquitas donde no se pueden exhibir figuras de Mahoma, tienen una forma y símbolos que las caracterizan.
Todo esto es una observación. No hay bueno ni malo, sólo es una observación, si?
Fíjate como incluso las metas que te propones, parecen tener una forma. La NO FORMA- El NO NOMBRE, nos causa incertidumbre.
Conocemos la forma de la muerte de los cuerpos….pero inmediatamente hemos creado el concepto de CIELO, o PARAÍSO o MÁS ALLÁ o PRÓXIMA VIDA, porque no podemos soportar que no haya una forma tras el fin de la forma conocida.
No somos muy distintos entonces a los animales en esto de la forma, ¿o sí?
Hay posibilidad de liberarse de ello? Puedes ser un Yogui que no necesite más sahumerios, o un hatha que no tenga que demostrar sus habilidades, o un bhakta que no tenga que mostrar incluso a sí mismo su devoción? Puedes ser un enamorado de la nada? Puedes deshacerte del concepto del silencio, o de santidad? Puedes pensar en Jesús sin su nombre o su forma? Puedes concebirte a TI, el verdadero TÚ, más allá de este cuerpo, del nombre que te dieron tus padres o incluso el que te dió tu maestro, sólo SIENDO, sin ninguna PRETENSIÓN?
Quien NADA pretende, más cerca de la libertad se halla.
♥
Namasté
Gracias por compartir