La actitud frente al projimo

El Ser es Eterno. Debe verse al prójimo como a un Alma Inmortal.

De no ser así, se vivirá a través de múltiples lamentaciones.

Con la visión de Dios en el prójimo, sobreviene mucha transformación.

La actitud frente al otro será la de “prójimo” y “semejante”

Prójimo es el que se aproxima a mí, a través de la semejanza que hay en mí, es decir, mi Alma Inmortal.