La acción del AMOR

la accion del amor

LA ACCIÓN DEL AMOR: Habiéndose completado así la acción de la repulsión (la manifestación de la energía omnipotente), comienza a manifestarse la acción de la atracción (el amor omnipotente que yace en el fondo del corazón). Bajo la influencia de este amor omnisciente o atracción, los átomos se atraen mutuamente, acercándose mas y mas unos a otros, y asumiendo así estructuras etéreas, gaseosas, ígneas, liquidas y solidas.

EL REINO INANIMADO: Es así como este mundo visible se adorna con soles, planetas y lunas, a todos los cuales denominamos el reino inanimado de la creación.

EL REINO VEGETAL: De esta forma, cuando la acción del amor divino alcanza un alto grado de desarrollo, la evolución de Avidya o ignorancia (la partícula de Maya o ilusión), comienza a retirarse. Al ser así removida la envoltura de Annamayakosha (la cubierta externa del átomo compuesta de materia burda) Pranamayakosha (la envoltura formada por los Karmendriyas u órganos de la acción) empieza a manifestarse. En este estado orgánico, los átomos, abrazándose mutuamente en forma cada vez mas estrecha, dan lugar a la aparicion del reino vegetal en la creación.

EL REINO ANIMAL: Con la remoción de la capa de Pranamayakosha se revela Manomayakosha (la envoltura compuesta por los Jñanendriyas u órganos de los sentidos). Los átomos perciben entonces la naturaleza del mundo externo y, atrayendo a otros átomos de diferente naturaleza, forman cuerpos en la medida necesaria para experimentar satisfacción, lo cual conduce a la aparición del reino animal en la creación.

LA HUMANIDAD: Al ser removida la envoltura de Manomayakosha, Jñanamayakosha (el cuerpo de la inteligencia, compuesto por las electricidades) se torna perceptible. El átomo, adquiriendo la capacidad de distinguir entre el bien y el mal, se convierte en ser humano: el ser racional de la creación.

DEVATA O ÁNGEL: Cuando el ser humano, al cultivar el espíritu Divino o el Amor Omnisciente dentro de su corazón, es capaz de remover la envoltura de Jñanamayakosha, se pone de manifiesto la envoltura mas interna, el corazón. El hombre, entonces, se llama Devata o Ángel.

LIBRE, SANNYASI: Cuando la envoltura mas interna es también removida, nada queda entonces capaz de mantener al hombre en el cautiverio de esta creación nacida de Maya o ilusión. El ser humano alcanza la libertad y se convierte en Sannyasi, el Hijo de Dios, entrando así en la creación nacida de la Luz.