Las células del cerebro son duraderas cuando fluye el contento, están abiertas como una flor. Si ven bien, hay muchísimos motivos para estar contentos, radiantes. Deben siempre ser conscientes de la existencia de Dios en ustedes y el contento se volverá una gran cualidad. Algunos dirán “no tengo motivos para estar contento”……..pero vean bien. Dios está allí, es el gran motivo ulterior y que siempre ocultamos. Él proporciona todo el contento.