el-instrumento-interno-i-la-experiencia-mental
La cognición es la certeza directa que se tiene de un modo consciente o inconsciente. El niño tiene la certeza, el bebé la tiene de un modo inconsciente porque es puro, y por lo tanto tiene Conocimiento directo de esa pureza.

Entonces, todas esas sensaciones, esas percepciones, esas cogniciones, y esos Conocimientos, nos permiten, si mantenemos esa pureza, la del bebé, de relacionarnos de un modo puro con nuestro prójimo, y con el mundo que nos rodea. Por lo tanto, cuando comencemos a tener relaciones con nuestro prójimo, al mismo tiempo, lo que va a suceder, es que va a haber una estimulación externa del objeto visto todo el tiempo.

Se entiende así, que ese estado puro es el Yoga, debemos partir del estado puro del Yoga para hablar del mismo, el devoto lleva sus sentidos hacia adentro, entonces la estimulación que recibe es interna, no es externa.

No se relaciona con el objeto, sino con la sustancia del objeto, es decir que ve a Dios en el prójimo, no ve una persona por su cualidad, cualquiera sea: linda, fea, flaca, gorda, alta, baja, buena o mala, ve a Dios en el prójimo.

En estado ordinario los sentidos son estimulados por la visión directa del objeto, o por las sensaciones percibidas, no hace falta ver el objeto. Pero en la persona pura, sus sentidos se han vuelto como decimos en Yoga, Pratyahara, hacia adentro. Es como la tortuga que guarda sus extremidades dentro del caparazón, guarda sus sentidos y los vuelve internos.

Por lo tanto, las experiencias con los objetos y las sensaciones inherentes a estos, se vuelven causa para el devoto, y no deviene el placer de ese modo, eso también es Yoga puro.

La vida en la cual estamos inmersos es una actividad de este Conocimiento, para que nosotros podamos aprender a Discernir, aprendamos a Reflexionar, aprendamos a Aceptar.

Esta vida es un proceso dinámico para que nosotros podamos aprender todas estas cosas, sino, no tendría sentido que existiese.

Entonces, ¿qué estudia la mente a través de todos estos procesos? El estudio de las relaciones, que tienen mucho que ver al principio de un modo ignorante, con las Tendencias inherentes que cada uno tiene.

Uno se acerca a los demás de acuerdo a las tendencias inherentes que posee, con el tiempo esa relación se hará más translúcida, aunque primero vaya a salir la proyección del ego, pero básicamente uno se acerca por las tendencias inherentes que el otro posee.

Entonces, el estudio de las relaciones con respecto a los demás, es un punto importante para empezar a considerarse a Sí Mismo.

En principio, reconocer que uno tiene miserias, es difícil de aceptar; y esto en cuestión de relaciones es muy difícil también.

Segundo, reconocer que uno tiene Virtudes. Entonces, mientras nosotros nos relacionamos con el prójimo, el precepto Conocerse a Sí Mismo, induce a preguntarnos: “¿Cuánto nos conocemos mientras tenemos esta relación?”.

Y es muy importante entender y aceptar cuánto nos conocemos, aunque sea de un modo ínfimo, para que la relación que nosotros tenemos con nuestro prójimo sea cada vez más pura.