espiritu de dios, espiritu santo

El espíritu de Dios, llamado por la sabiduría de la India, Madre
Divina, se expande sobre el devoto de manera amplia y desbordante.
Para el devoto, la Madre Divina significa el objeto de adoración de
su vida, ella es todo para él y a partir de aquí su alma se va
emancipando.

Uno de los aspectos mas importante para estos devotos es seguir como
método de sublimación los textos sagrados que han servido de soporte
para dar conocimiento y discernimiento.

El conocimiento se deriva directamente de la Ley o Dharma establecida
en los textos sagrados, que por otra parte, el devoto sigue
estrictamente. Sanatana Dharma es la Ley Eterna que debe seguirse
para la progresiva purificación de su alma. Se indica en los textos
sagrados que el alma es eterna, inocente e indisoluble, ¿Cómo es
posible entonces que tenga que purificarse? Esta alma, al tomar
contacto con un cuerpo, queda ligada por un tiempo determinado al
mundo de las formas a través de Maya.

Maya es conocido como poder ilusionaste, este es el primer punto en
que se encuentra el devoto. Atrapado por la forma derivada del ego y
bajo la concepción intrínseca de la Avidya o ignorancia potencia
todos sus esfuerzos en conseguir la auto-superacion y el conocimiento
sobre si mismo.

Como vemos, Maya hace que el alma quede ligada al mundo de las
formas, y pese a que no se mancha dado que es eterna, queda atrapada
dentro del cautiverio material. A menos que el hombre no se libere de
este cautiverio material, el alma no podrá volver a su morada final.