Cuando Jesús vino a la Tierra, se comprometió con su alma, que era el alma de cada ser de esa Tierra.

EL CAMINO ESPIRITUAL

Buda no nombró nunca a Dios, pero hizo lo mismo
Krihsna, Ramakrishna, Francisco de Asís, Teresa de Jesús, y los grandes hombres y mujeres santos de todas las religiones, tuvieron un denominador COMUN: HACEN lo que DICEN.
Dan SU VIDA por la VERDAD.
Ser religioso, o caminar la senda espiritual, significa ir en POS de esa VERDAD, cueste lo que cueste.
Si ellos pudieron, también nosotros. No vinieron a mostrarnos lo inalcanzable, sino la meta de la vida humana.
Hagamos lo que decimos. De otro modo, nos convertiremos en loros repetidores, parlanchines, hipócritas, fanáticos…
Ser sencillo, sin pretensiones, haciendo la Voluntad del Alma y no la del DESEO.
Namasté