ASUNTOS MUNDANOS

Hasta en el momento de morir, las almas ligadas hablan de asuntos mundanos. Vano es visitar los lugares de peregrinación, bañarse en un río sagrado o pasar el rosario, pues, si hay apegos mundanos en el corazón, ellos se manifestarán seguramente en el momento de morir. De ahí que en ese momento las almas ligadas, solo hablan de cosas frívolas. A un loro se le puede enseñar a repetir todo el día el santo nombre de Radha-Krishna, pero si es atacado por un gato, enseguida emitirá su sonido natural.