APROVECHAR LA OPORTUNIDAD

El hombre debe ser como una vela; serena, silenciosa, casi inmóvil. Cuando alguien necesita su ayuda, sopla y la luz se expande para todas partes; y una vez dada la enseñanza la flama vuelve a su sitio. Así debe comportarse el hombre que trasciende los sentidos.