IX- LA MUERTE DE BHISMADEVA

la muerte de Bhismadeva

Suta dijo: Allí estaba Bhisma en su lecho de flechas, Como un semidiós caído del cielo, vinieron los Pandava a ofrecerle reverencias, En bellas cuadrigas y Krsna con ellos. (Vinieron con opulencia para hacer feliz a Bhismadev quien les vería triunfantes.) Estaban sabios, risis, Vyasa y Sukadeva, Narada, Parasuram… entre muchos otros, Yudhisthir parecía el mismo Kuvera, Y ante Bhisma se sentó el de ojos de loto. Los hijos de Pandu le rodearon en silencio, Llenos de dolor por el abuelo herido, Quien adoró al Señor con el más profundo afecto, Y se bañó en lágrimas ante sus más queridos.
Bhisma dijo: ¡Cuánto dolor e injusticia sufrieron ustedes, Por ser hijos de la religión personificada! No merecían pasar por tales menesteres, Mas les protegió Dios, los brahmanas y el dharma. Kunti debió cuidarles al enviudar de Pandu, Y pienso que todo esto se debe al factor tiempo, Bajo cuyo control cada planeta está girando, Y son llevados como las nubes por el viento.¡Qué asombrosa es la influencia de este ineludible tiempo! ¿Cómo pudo sufrir reveses el hijo del Dharma, Un Bhima con su maza, un Arjuna, arquero diestro, Y contando con el mismo Krsna, Quien les ama?¡Oh, rey!, nadie puede conocer el plan del Supremo, Aunque grandes sabios indagan, quedan confundidos, Todo fue Su voluntad, sirve entonces Su deseo, Y cuida ahora a esos súbditos que están desvalidos. Sri Krsna es la original Personalidad de Dios, Que nos confunde con Su propia energía externa, Le has visto como un amigo, primo, benefactor…Mas es a Quien Siva, Narada y Kapila veneran. Él está presente en todos y con todos es bueno, Siempre está libre de toda embriaguez material, No hace diferenciación, que es producto del ego, Mas por ser yo Su siervo, ha venido a verme en Su bondad. Que mi Señor que tiene cuatro brazos, Y ojos rojos como el sol naciente, Que me sonríe lleno de encanto,Me espere hasta el momento de mi muerte.
Suta dijo:Luego el gran Bhisma respondió a las preguntas del rey, Sobre castas, apego, salvación, deberes..Hasta que el sol por el hemisferio Norte se hizo ver, Buen momento para los que parten cuando quieren. Entonces ese héroe que combatió en mil batallas, Que protegió a miles de hombres y trató mil temas, Libre de cautiverio habló y fijó su mirada en Sri Krsna, quien brillaba cual valiosa gema. “Permítaseme ahora ocupar en el poderoso Señor, Mis capacidades de pensar, de sentir y desear, Que por tanto tiempo destiné a una u otra labor, Que me atraiga Su forma azul, como el árbol Tamal. “El campo de Kuruksetra cubrió de polvo Su cabello, Estaba herido por mis flechas y empapado Su rostro, Él disfrutó de estos adornos y por solo vernos, Redujo nuestra vida, ante Él me postro. “Cuando Arjuna pareció afectado por la ignorancia, Al ver en el campo a familiares y amigos, Le iluminó con conocimiento sin mácula, Que mi atracción a Sus pies sea mi supremo destino. “Cumpliendo mi deseo y sacrificando Su promesa, Bajó de Su cuadriga y me atacó con una rueda, Cual león enfurecido por las heridas de esas flechas, Que lanzara yo a Su amigo; perdió Su manto en la carrera. “Que el Señor Sri Krsna sea mi última atracción, Ese auriga de Arjuna, Quien con látigo en mano, Fue muy cuidadoso en brindarle protección; Quienes Le vieron allí, al morir se liberaron. “Que mi mente quede fija en ese Supremo Señor, Cuya sonrisa atrajo a las doncellas de Vraja, En el rajasuya-yajña el mundo Le adoró, Y hoy evoco esa escena en forma detallada.”
Suta dijo:Entonces Bhisma, dejando de respirar, volvió a Dios, Los presentes callaron como aves al fin del día, Llovieron flores del cielo, entre las muestras de honor, Y los sabios se fueron alabando a Sri Krsna. Yudhisthir Maharaj volvió a palacio dolido, Para reinar con virtud, tras consolar a sus tíos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *