Sobre el deseo en el hombre

el-deseo-en-el-hombre

Caminando por la orilla de un río vimos una pequeña rana, parada sobre una planta. Luego de dar unos cuantos pasos, percibimos como una serpiente se acercaba a ella. De pronto sentí que la serpiente iba a atacarla, y mi primer impulso fue espantarla para que no la devore. Me detuve, pues justo habíamos estado hablando con el maestro sobre la Ley del Karma, y sobre la equidad. La serpiente se abalanzó, y comenzó a tragar la rana. Observé, contra mi angustia, lo observé todo. Aquella rana era bastante grande para la serpiente. Quizá la serpiente estaba hambrienta, y esa presa era lo primero que comía en semanas. Vi como en la orilla de enfrente unas personas comían carne asada, y disfrutaban de esa comida. Todo era karma. El maestro me dijo: “has observado bien. La serpiente, a diferencia de esa gente que come carne de vaca por placer, está alimentándose de lo que tenía a la mano. No hay pecado en esto. Pero no te distraigas, y observa a la serpiente…”. Tal cual leí en un libro de la India una vez, la rana era demasiado grande para la serpiente, y no podía tragarla ni soltarla. El maestro siguió, y dijo: ” Así se conduce el hombre con el deseo. La rana es el objeto del deseo, la serpiente el hombre, y el hambre es el deseo de la mente. La serpiente desea devorar a la rana, pero jamás podrá hacerlo, es muy grande. Cegada por el apetito y el placer de saborearla no querrá soltarla. Como resultado final, ambas morirán. Aprende a no desear, mas si deseas, libérate del deseo porque terminará matándote” La serpiente estaba ahogándose, la rana croaba. Era una visión muy cruel pero muy aleccionadora. Finalmente, la serpiente escupió a la rana, y esta, muy herida, escapó. La serpiente, aún sin fuerzas, la miró alejarse. parecía seguirla deseando. Tal vez cuando las fuerzas le volviesen y el pánico fuese olvidado, cometería una vez más el error que estuvo a punto de matarla. No seas necio como la serpiente con la rana. Abandona lo que puede matarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *