Quieres la Verdad? Seguro?

Quieres la Verdad? Seguro?

Si nos preguntan “quieres la verdad o prefieres que te mientan?” automáticamente diremos: “por supuesto, quiero la verdad!”

Quieres la Verdad? Seguro?
Pero muchas veces este impulso no condice con lo que estamos listos para dar a cambio de esa verdad.
Estamos hablando de la VERDAD, no de puntos de vista, opiniones, posturas, etc.
La VERDAD, es solo eso, LA VERDAD
Y su costo es tan Alto, que el mismo Jesús fue crucificado por ella. Pilatos le preguntó: ¿Qué es la Verdad? y Él respondió: “Yo soy la Verdad, el Camino y la Vida”-
Ese “Yo” es el yo del servicio, el “Yo” supeditado a la Voluntad de Dios por sobre la nuestra. El “Yo” que busca el bien de todos por sobre mi conveniencia.
Por lo tanto, hay que verdad a qué estamos dispuestos para conocer esa Verdad, porque esa Verdad trae una consecuencia irrefrenable: NOS LIBERA.
Y de veras queremos ser LIBRES? Quizá tan automáticamente como respondimos a si queremos la VERDAD; diremos: Sí! claro que quiero ser libre!
Pero ¿estamos seguros de querer serlo?
Libres de apego en cualquiera de sus formas?
Libres de pasiones?
Libres de ambiciona?
Libres de planear?
Libres de querer estar seguros?
Libres en definitiva, de EGO?

Pues es una reflexión en voz alta, cuando aparecen estas palabras en la boca de Juan el discípulo de Jesús, que relata, “y Dijo Jesús – CONOCERÉIS LA VERDAD, y LA VERDAD, OS HARÁ LIBRES”—

Foto: Si nos preguntan "quieres la verdad o prefieres que te mientan?" automáticamente diremos: "por supuesto, quiero la verdad!"<br /><br />
Pero muchas veces este impulso no condice con lo que estamos listos para dar a cambio de esa verdad.<br /><br />
Estamos hablando de la VERDAD, no de puntos de vista, opiniones, posturas, etc.<br /><br />
La VERDAD, es solo eso, LA VERDAD<br /><br />
Y su costo es tan Alto, que el mismo Jesús fue crucificado por ella. Pilatos le preguntó: ¿Qué es la Verdad? y Él respondió: "Yo soy la Verdad, el Camino y la Vida"-<br /><br />
Ese "Yo" es el yo del servicio, el "Yo" supeditado a la Voluntad de Dios por sobre la nuestra. El "Yo" que busca el bien de todos por sobre mi conveniencia.<br /><br />
Por lo tanto, hay que verdad a qué estamos dispuestos para conocer esa Verdad, porque esa Verdad trae una consecuencia irrefrenable: NOS LIBERA.<br /><br />
Y de veras queremos ser LIBRES? Quizá tan automáticamente como respondimos a si queremos la VERDAD; diremos: Sí! claro que quiero ser libre!<br /><br />
Pero ¿estamos seguros de querer serlo?<br /><br />
Libres de apego en cualquiera de sus formas?<br /><br />
Libres de pasiones?<br /><br />
Libres de ambiciona?<br /><br />
Libres de planear?<br /><br />
Libres de querer estar seguros?<br /><br />
Libres en definitiva, de EGO?</p><br />
<p>Pues es una reflexión en voz alta, cuando aparecen estas palabras en la boca de Juan el discípulo de Jesús, que relata, "y Dijo Jesús - CONOCERÉIS LA VERDAD, y LA VERDAD, OS HARÁ LIBRES"---

3 comentarios sobre “Quieres la Verdad? Seguro?

  1. Hola estoy muy deacuerdo, pero me cuesta trabajo saber la voluntad de Dios, como puedo entenderla, como puedo clarificarla….. y saber que hago lo correcto?

  2. Todo va apareciendo a medida que avanzas en la senda interior. Tal como un instrumento suena maravillosamente puesto en manos de un artista, cuando tu alma vibra en consonancia con Dios, la Voluntad se ejecuta a través de ella fluida y naturalmente sin que te hagas ya preguntas. El primer paso es aceptacion, y la comprension viene luego por añadidura.
    Se requiere tambien de cierta practica para “hacer sonar mejor ese instrumento” interno.
    Creo que estos ejercicios son de bastante utilidad:
    http://miportalespiritual.com.ar/ejercicios-de-oracion-y-reflexion-para-1-mes/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *