Mi tiempo está cerca

mi tiempo esta cerca

Dos días después era la Pascua y la fiesta de los panes sin levadura. Y los principales
sacerdotes y los escribas estaban buscando cómo prenderle por engaño y matarle,
2 pues decían: No en la fiesta, de modo que no se haga alboroto en el pueblo.
3 Estando él en Betania sentado a la mesa en casa de Simón el leproso, vino una mujer que tenía
un frasco de alabastro con perfume de nardo puro de gran precio. Y quebrando el frasco de
alabastro, lo derramó sobre la cabeza de Jesús.
4 Pero Había allí algunos que se indignaron entre sí y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este
desperdicio de perfume?
5 Porque podría haberse vendido este perfume por más de trescientos denarios y haberse dado a
los pobres. Y murmuraban contra ella,
6 pero Jesús dijo: Dejadla. ¿Por qué la molestáis? Ella ha hecho una buena obra conmigo.
7 Porque siempre tenéis a los pobres con vosotros, y cuando queréis les podéis hacer bien; pero
a mí no siempre me tenéis.
8 Ella ha hecho lo que podía, porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura.
Entonces, uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes
10 y les dijo: ¿Qué me queréis dar? Y yo os lo entregaré. Ellos le asignaron treinta piezas de
plata;
11 y desde entonces él buscaba la oportunidad para entregarle. El primer día de la fiesta de los
panes sin levadura, los discípulos se acercaron a Jesús diciendo: ¿Dónde quieres que te hagamos
los preparativos para comer la Pascua?
13 El dijo: Id a la ciudad, a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en
tu casa voy a celebrar la Pascua con mis discípulos.
14 Los discípulos hicieron como Jesús les mandó y prepararon la Pascua.
15 Al atardecer, él estaba sentado a la mesa con los doce.
16 Hubo entre ellos una disputa acerca de quién de ellos parecía ser el más importante.
17 Entonces él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que tienen
autoridad sobre ellas son llamados bienhechores.
18 Pero entre vosotros no será así. Más bien, el que entre vosotros sea el importante, sea como
el más nuevo; y el que es dirigente, como el que sirve.
19 Porque, ¿Cuál es el más importante: el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que
se sienta a la mesa? Sin embargo, yo estoy en medio de vosotros como el que sirve. Durante la
cena,
21 se levantó de la cena; se quitó el manto, y tomando una toalla, se ciñó con ella.
22 Luego echó agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con
la toalla con que estaba ceñido.
23 Entonces llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: Señor, ¿Tú me lavas los pies a mí?
24 Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás
después.
25 Pedro le dijo: ¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: Si no te lavo, no tienes parte
conmigo.
26 Le dijo Simón Pedro: Señor, entonces, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.
27 Le dijo Jesús: El que se ha lavado no tiene necesidad de lavarse más que los pies, pues está
todo limpio. Ya vosotros estáis limpios, aunque no todos.
28 Porque sabía quién le entregaba, por eso dijo: No todos estáis limpios.
29 Así que, después de haberles lavado los pies, Tomó su manto, se volvió a sentar a la mesa y
les dijo: ¿Entendéis lo que os he hecho?
30 Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque lo soy.
31 Pues bien, si yo, el Señor y el Maestro, lavé vuestros pies, también vosotros debéis lavaros
los pies los unos a los otros.
32 Porque ejemplo os he dado, para que así como yo os hice, vosotros también hagáis.
33 De cierto, de cierto os digo que el siervo no es mayor que su señor, ni tampoco el apóstol es
mayor que el que le envió.
34 Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois si las hacéis. Después de haber dicho esto, Jesús
se conmovió en espíritu y testificó diciendo: De cierto, de cierto os digo que uno de vosotros me
ha de entregar.
36 Entonces los discípulos se miraban unos a otros, dudando de quién hablaba.
37 Uno de sus discípulos, a quien Jesús amaba, estaba a la mesa recostado junto a Jesús.
38 A él Simón Pedro le hizo señas para que preguntase quién era aquel de quien hablaba.
39 Entonces él, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?
40 Jesús contestó: Es aquel para quien yo mojo el bocado y se lo doy. Y mojando el bocado, lo
tomó y se lo dio a Judas hijo de Simón Iscariote.
Cuando Judas había salido, dijo Jesús:
42 Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. Como os he amado, amaos
también vosotros los unos a los otros.
43 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros.
44 Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche.
45 Respondiéndole Pedro dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré.
46 Señor, estoy listo para ir contigo aun a la cárcel y a la muerte.
47 Pero él dijo: Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú hayas negado tres veces
que me conoces.
48 Pedro le dijo: Aunque me sea necesario morir contigo, jamás te negaré. Y todos los
discípulos dijeron lo mismo.
Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a los discípulos:
Sentaos aquí, hasta que yo vaya allá y ore.
50 Tomó consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a entristecerse y a
angustiarse.
51 Entonces les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte. Quedaos aquí y velad conmigo.
52 Pasando un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, de
ser posible, pase de mí esta copa. Pero, no sea como yo quiero, sino como tú.
53 Volvió a sus discípulos y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido
velar ni una sola hora conmigo?
54 Velad y orad, para que no entréis en tentación. El espíritu, a la verdad, está dispuesto; pero la
carne es débil.
55 Por segunda vez se apartó y oró diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin
que yo la beba, hágase tu voluntad.
56 Cuando volvió otra vez, los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de
sueño.
57 Dejándolos, se apartó de nuevo y oró por tercera vez, repitiendo las mismas palabras.
58 Entonces volvió a sus discípulos y les dijo: ¿Todavía estáis durmiendo y descansando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *