La gran trampa

la gran trampa

A las puertas de los grandes graneros se colocan trampas conteniendo arroz tostado, para cazar ratones. Los ratones, atraídos por el sabor del arroz tostado, olvidan el mayor placer de comer el arroz guardado en los graneros, y caen en las trampas. Quedan allí atrapadas y mueren.
Muy similar es el caso de Jivatman o alma contenida en un cuerpo. Se queda en el umbral de la dicha divina, la cual es como millones de los mejores placeres mundanos condensados en uno solo; y en lugar de esforzarse para lograr esa dicha, se deja seducir por los pequeños placeres del mundo y cae en la trampa de la Maya o poder cósmico del universo, embelesandose en la naturaleza física y mental que son transitorias, y allí perece