Jesus segun Lucas

jesus-segun-lucas

Aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de César Augusto, para levantar
un censo de todo el mundo habitado.
2 Este primer censo se realizó mientras Cirenio era gobernador de Siria.
3 Todos iban para inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad.
4 Entonces José también subió desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de
David que se llama Belén, porque él era de la casa y de la familia de David,
5 para inscribirse con María, su esposa, quien estaba encinta.
6 Aconteció que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días de su alumbramiento,
7 y dio a luz a su hijo primogénito. Le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, porque no
había lugar para ellos en el mesón.
8 Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre Jesús.
9 Cuando cumplieron con todos los requisitos de la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su
ciudad de Nazaret.
10 El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.
Cuando cumplió doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.
12 Una vez acabados los días de la fiesta, mientras ellos volvían, el niño Jesús se quedó en
Jerusalén; y sus padres no lo supieron.
13 Suponiendo que él estaba en la caravana, fueron un día de camino y le buscaban entre los
parientes y los conocidos.
14 Como no le encontraron, volvieron a Jerusalén buscándole.
15 Aconteció que después de tres días, le encontraron en el templo, sentado en medio de los
maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas.
16 Todos los que le oían se asombraban de su entendimiento y de sus respuestas.
17 Cuando le vieron, se maravillaron, y su madre le dijo: Hijo, ¿por qué has hecho así con
nosotros? He aquí, tu padre y yo te buscábamos con angustia.
18 Descendió con ellos y fue a Nazaret, y estaba sujeto a ellos.
19 Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura. En el año quince del gobierno de Tiberio César,
siendo Poncio Pilato procurador de Judea, Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Felipe
tetrarca de las regiones de Iturea y de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia;
21 en tiempo de los sumos sacerdotes Anás y Caifás,
22 Así Juan el Bautista apareció en el desierto.
23 Juan mismo estaba vestido de pelo de camello y con un cinto de cuero a la cintura. Su
comida era langostas y miel silvestre.
24 Entonces salían a él Jerusalén y toda Judea y toda la región del Jordán,
25 y eran bautizados por él en el río Jordán. Entonces Jesús vino de Galilea al Jordán, a Juan,
para ser bautizado por él.
27 Al comenzar su ministerio, Jesús tenía como treinta años.
28 Después de esto, él descendió a Capernaúm con su madre, sus hermanos y sus discípulos; y
se quedaron Allí no muchos días. Estaba próxima la pascua de los judíos, y Jesús subió a
Jerusalén.
30 Halló en el templo a los que vendían vacunos, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados.
31 Y después de hacer un látigo de cuerdas, los echó a todos del templo, junto con las ovejas y
los vacunos. Desparramó el dinero de los cambistas y volcó las mesas.
32 A los que vendían palomas les dijo: ¡Quitad de aquí estas cosas y no hagáis más de la casa de
mi Padre casa de mercado!
33 Después de esto, Jesús fue con sus discípulos a la tierra de Judea; y pasaba allí un tiempo con
ellos y bautizaba. Y cuando Jesús oyó que Juan había sido encarcelado, regresó a Galilea.
35 Porque Herodes mismo había mandado prender a Juan y lo había encadenado en la cárcel por
causa de Herodía, la mujer de su hermano Felipe; porque se había casado con ella.
36 Pues Juan le decía a Herodes: No te es lícito tener la mujer de tu hermano.
37 Pero Herodía le acechaba y deseaba matarle, aunque no podía;
38 porque Herodes temía a Juan, sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía. Y al
escucharle quedaba muy perplejo, pero le oía de buena gana.
39 Llegó un Día oportuno cuando Herodes, en la fiesta de su cumpleaños, dio una cena para sus
altos oficiales, los tribunos y las personas principales de Galilea.
40 Entonces la hija de Herodía entró y danzó, y agradó a Herodes y a los que estaban con él a la
mesa; y el rey le dijo a la muchacha: Pídeme lo que quieras, y yo te lo daré.
41 Y le Juró mucho: Todo lo que me pidas te daré, hasta la mitad de mi reino.
42 Ella Salió y dijo a su madre: ¿Qué pediré? Y ésta dijo: La cabeza de Juan el Bautista.
43 En seguida ella entró con prisa al rey y le pidió diciendo: Quiero que ahora mismo me des en
un plato la cabeza de Juan el Bautista.
44 El rey se entristeció mucho, pero a causa del juramento y de los que estaban a la mesa, no
quiso rechazarla.
45 Inmediatamente el rey envió a uno de la guardia y mandó que fuese traída su cabeza. Este
fue, le decapitó en la cárcel
46 y llevó su cabeza en un plato; la dio a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre.
Entraron en Capernaúm. Y en seguida, entrando él en la sinagoga los sábados, enseñaba.
48 Y se asombraban de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no
como los escribas. En ese tiempo, Jesús pasó por los sembrados en sábado. Sus discípulos
tuvieron hambre y comenzaron a arrancar espigas y a comer.
50 Y al verlo los fariseos, le dijeron: Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el
sábado.
51 El les dijo: ¿No habéis leído qué hizo David cuando tuvo hambre él y los que estaban con él;
52 Cómo entró en la casa de Dios y comieron los panes de la presencia, cosa que no les era
lícito comer ni a él ni a los que estaban con él, sino sólo a los sacerdotes?
53 ¿Tampoco habéis leído en la ley que en los sábados los sacerdotes en el templo profanan el
sábado y quedan sin culpa? Partió de allí y fue a la sinagoga de ellos.
55 Y he aquí había un hombre que tenía la mano paralizada; y para acusar a Jesús, le
preguntaron diciendo: ¿Es lícito sanar en sábado?
56 Pero él les dijo: ¿Qué hombre hay entre vosotros que tenga una oveja, que si ésta cae en un
pozo en sábado, no le echará mano y la sacará?
57 Pues, ¡Cuánto más vale un hombre que una oveja! De manera que es lícito hacer bien en
sábado.
58 También les dijo: El sábado fue hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado. Pero
saliendo los fariseos, tomaron consejo contra él, Cómo destruirlo.
60 Como Jesús lo supo, se apartó de allí. Le siguió mucha gente, y a todos los sanó. Aconteció
en aquellos días que Jesús salió al monte para orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.
62 Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y de ellos escogió a doce, a quienes también
llamó apóstoles:
63 a Simón al cual también llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Jacobo y a Juan; a Felipe y a
Bartolomé;
64 a Mateo y a Tomás; a Jacobo hijo de Alfeo, y a Simón llamado el Zelote;
65 a Judas hijo de Jacobo, y a Judas Iscariote, que también llegó a ser el traidor.
66 Descendió con ellos y se detuvo en una llanura, junto con una multitud de sus discípulos y un
gran número de personas de toda Judea, de Jerusalén, y de las costas de Tiro y de Sidón, que
habían venido para oírle y para ser sanados de sus enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *