Hablar de más

“Quien hace de acuerdo al espíritu, no espera resultados, por lo tanto, siempre está conforme.
Quien hace de acuerdo a la mente, siempre espera resultado, por lo tanto, siempre está disconforme.”—–

hablar-de-mas

Existe una forma mental conflictiva. En esa forma, la mente adopta posturas:
trata de explicar, justificar, discurrir, protestar, victimizarse, enojarse, bloquear, negar, juzgar, criticar, suponer, etc.
Tal mente se sale fácilmente de cauce, y no sólo se desequilibra sino que genera desequilibrio alrededor.
No es potestad de una o varias personas este tipo de mente. De hecho, la mayoría de los seres humanos tenemos formas mentales que aparecen en algún momento u otro de nuestra vida terrena.
Si detectamos que nuestra mente está adoptando esta postura, y comienza a generar pensamientos constantes y persistentes, para luego dar discursos sinfín, ya sea para justificar cosas, criticar, juzgar, suponer, especular, etc., la mejor manera de aplacarla no es con más palabras, sino con acción.
La acción obliga no a callar, sino a dejar de fijar la atención en la palabra, para pasar a los hechos.
Si las acciones no coinciden con lo hablado, para el sincero buscador espiritual es el llamado de atención que indica que es hora de hablar menos y hacer más.
“Quien hace de acuerdo al espíritu, no espera resultados, por lo tanto, siempre está conforme.
Quien hace de acuerdo a la mente, siempre espera resultado, por lo tanto, siempre está disconforme.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *