Gita 4

El rey ciego le pregunta a su consejero: ¿Qué han hecho mis hijos y los hijos de Pandu, listos para el combate, reunidos en el campo de Kuru, el campo del deber?

gita-4-pandavas-and-kurus

El rey habla de “mis hijos”, la consanguinidad no tiene que ver con las pasionalidades desordenadas cunado hay ambición desmedida. Aun con los hijos se va a intentar arrastrarlos a los propios intereses. En el seno familiar hay afectos, apegos y anhelos, pero esto trae sufrimiento.

Con el conocimiento del Señor Krishna, el alumno practica Yama: Ahimsa o no-violencia. Saucha o pureza. Sathya o veracidad. Vairagya o desapasionamiento. Al despojarse de la violencia, debido a la ambición desordenada, la mente se vuelve pura, y esto lleva a sathya o veracidad. En este nivel de conocimiento, las pasionalidades se purifican, logrando así, vairagya o desapasionamiento.

El ambicioso sabe quienes son unos, y quienes son los otros, solo desde el intelecto, ya que clasifica y descarta; “esto es bueno para mi” “esto es malo”, etc. esto no trae purificación, solo hace que la ambición se posicione en relacion a la meta sin fin, volviendo esta ambición, insaciable.

El ambicioso sabe con quienes cuenta: “mis hijos”. Dentro del marco de la naturaleza material, los Kurus representan Tamas o ignorancia. Los hijos de Pandu Rajas o actividad y pasionalidad. Krishna concede Sattwa o serenidad.