Frases de Nisargatta

frases-de-nisargadatta-portal-espiritual

Frases de Nisargatta Maharaj

Nisargatta Maharaj fue un gran maestro espiritual de la corriente Advaita. Su enseñanza es admirada por ser directa, provocativa y radical. Considerado por muchos como un iluminado, su obra más conocida es  “Yo soy eso”. Aqui ponemos las frases de Nisargatta Maharaj mas reveladora que transmiten su enseñanza espiritual:

-Hasta que uno deviene autorrealizado, hasta que uno alcanza el conocimiento del sí mismo, hasta que uno transciende el sí mismo, hasta entonces, se proporcionan todas estas historias, todos estos conceptos.

-Saber que uno es prisionero de su mente, que vive en un mundo imaginario de su propia creación, ese es el amanecer de la sabiduría.

-La presencia es acción. El silencio no es inactivo. La flor llena el espacio con su perfume, la vela, con su luz. No hacen nada y sin embargo, su simple presencia lo cambia todo.Su propia presencia es acción.

-El ruido de la vida produce las contradicciones. El silencio es una música inteligente, callada sí, pero no muda. La realidad se descubre haciendo el silencio de las apariencias.

-Las cosas están aconteciendo en el mundo lo mismo que solían acontecer, pero uno se ha dado cuenta de que no tiene nombre ni forma y por lo tanto ninguna actividad.

-Todo lo que está aconteciendo en el mundo está en la naturaleza de un sueño.

-La personalidad individual se ha desvanecido. El que conoce esto no puede estar interesado en mejorar un tal mundo.

-No te inmiscuyas en el comportamiento del mundo.

-La consciencia en el cuerpo es la razón por la que se percibe todo. Esta sensación interior tan sutil es tu gurú: recuérdalo siempre. Eso es la meditación.

-Descubre todo lo que no es: Cuerpo, sentimientos, pensamientos, ideas, tiempo, espacio, ser y no-ser, esto o aquello. Nada concreto o abstracto que pueda señalar, eres TÚ.

-Una simple afirmación verbal no bastará; puedes repetir una fórmula eternamente sin lograr ningún resultado.

-Tienes que observarte a tí mismo constantemente, en especial tu mente, momento a momento, sin perderte nada. Ese testimonio es esencial para lograr la separación entre el ser y el no-ser.

-Lo único que la mente puede hacer. Es descubrir lo irreal como irreal. El problema es sólo mental. Abandona las falsas ideas. Eso es todo. No hay necesidad de ideas verdaderas. No hay ninguna que lo sea.

-Quien ha contemplado, aunque sea mínimamente,  la naturaleza del Yo,  ya no necesita ni deidades ni dioses; en realidad, no necesita nada. Esa persona no hará daño ni a la criatura más diminuta.

-Después que percibas tu naturaleza original, ya no pedirás ni suplicarás nada.

-El cuerpo no lo formaste tú, ni tus padres, ni siquiera Dios. Se ha creado espontáneamente.

-Si los comparas con tu verdadera naturaleza, los lugares sagrados del mundo no son nada. Esos lugares sagrados cobran importancia únicamente a través de tu luz.

-Si quieres conocer tu verdadera naturaleza, tienes que recordarte a sí mismo todo el tiempo, hasta que el secreto de tu ser te sea revelado.

-Todo aquello sobre lo cual usted piensa con deseo o con temor aparece ante usted como real. Mírelo sin deseo ni temor y pierde su substancia.

-No hay ni una sola experiencia en el mundo que sea honesta y verdadera. Todas las imágenes que tienes en tu mente son falsas. No puedes seguir así siempre.

-¡Siéntete perdido! Mientras te sientas competente y seguro, la realidad está más allá de tu alcance. A menos que aceptes la aventura interior como modo de vida, el descubrimiento no llegará a ti.

-Olvida tus experiencias y tus logros, quédate desnudo, expuesto a los vientos y lluvias de la vida, y tendrás una oportunidad.

-La naturaleza del Amor es no ver la diferencia.

-El río de la vida fluye entre las orillas del dolor y el placer.

-La mente, sólo se convierte en un problema cuando se niega a fluir con la vida y se queda estancada en las orillas.

-Tu propio ser es tu maestro definitivo. El maestro externo es simplemente una señal en el camino. Sólo tu maestro interno irá contigo hasta la meta, puesto que él es la meta.

-Entre las orillas del dolor y el placer, fluye el río de la vida.

-Sólo cuando la mente se niega a fluir con la vida y se estanca en las orillas,… se convierte en un problema.

-Fluir con la vida quiere decir aceptación: dejar llegar lo que viene y dejar ir lo que se va.

-Tú no eres lo que sucede, eres A QUIEN le sucede.

-A fin de cuentas, tú ni siquiera eres el observador.

-Tú eres la potencialidad última, cuya manifestación y cuya expresión es la consciencia todoabarcante.

-Debes ser libre primero.Para ser libre en el mundo debes ser libre del mundo. De otro modo, tu pasado decide por ti y tu futuro está atrapado entre lo que ha acontecido y lo que debe acontecer. Llámalo destino o karma, pero nunca libertad. Primero retorna a tu verdadero ser, y entonces actúa desde el corazón del amor.

-Tu mente está empapada con los hábitos de la evaluación y la adquisición y no admitirá que lo incomparable y lo inalcanzable está esperando intemporalmente dentro de tu corazón a ser reconocido. Todo cuanto tienes que hacer es abandonar todos los recuerdos y expectativas. Mantente en la desnudez y la nada completas. No necesitas corregir la mente, ella misma se corregirá tan pronto como abandones todo interés en el pasado y el futuro, y vivas enteramente en el ahora.

-Para afectar el curso de los aconteceres yo debo introducir un factor nuevo en el mundo, y tal factor solo puede ser mí mismo, el poder del amor y de la comprensión enfocados en mí.

-Abandona todas las preguntas, excepto una: “¿Quién soy yo?”. Después de todo, el único hecho del que puedes estar seguro es de que “TU ERES”. El “Yo soy” es seguro, el “Yo soy esto” no lo es. Lucha por averiguar lo que ERES en realidad.

-Cuando eres un individuo, tienes ciertas necesidades; pero, cuando te sumerges en el Sí mismo, ya no tienes más estos deseos.

-Cuando un hombre se vuelve un gñani, pierde todo sentido de ser un individuo, y se mueve libremente sin ningún tipo de esperanzas ni de miedos. Se vuelve completamente libre de miedo y sin ningún tipo de deseos.

-No son los oídos los que oyen ni los ojos los que ven; el cuerpo por sí mismo es insenciente. Es el “Sí-Mismo” dentro, el que da la sensación de estar vivo al cuerpo. El cuerpo es solo el instrumento del Sí mismo, no es el Sí mismo.

-Insiste sin tregua en el descubrimiento de lo que “no eres tú”, y desembocarás tarde o temprano, en tu verdadero ser.

-No tienes que hacer un esfuerzo para alcanzar la Verdad. Ella no puede ser atrapada. Ella es lo que queda después de que todo lo demás ha sido negado.

-La realidad es un misterio profundo y oscuro. No puede verse, pero Es… mientras todo lo demás, meramente, ocurre.

-Una vez, el Gurú me dijo: “Tú eres la Realidad Suprema. Dejé de tener visiones y trances, me volví tranquilo y simple. Me descubrí a mí mismo deseando y conociendo menos cosas,hasta que pude decir completamente atónito: “No se nada, no quiero nada”.

-El único problema es que eres adicto a la experiencia y que mimas tus recuerdos. En realidad es enteramente al revés; lo que se recuerda nunca es real; lo real es ahora.

-Esta es tu última ilusión: la de que tú eres un ‘iluminado’, la de que eres diferente y superior al hombre común. De nuevo te identificas a ti mismo con tu mente; en este caso una mente de buen comportamiento y en todo modo ejemplar.  Mientras que veas la más mínima diferencia, eres un extraño para la realidad. Estás en el nivel de la mente.

-Iniciado: Se nos ha hablado sobre el karma y la reencarnación, sobre la evolución y el Yoga, sobre maestros y discípulos. ¿Qué tenemos que hacer con todo este conocimiento? /Nisargadatta: Deja todo detrás de ti. Olvídalo. Vé adelante, descargado de ideas y creencias. Abandona todas las estructuras verbales, todas las verdades relativas, todos los objetivos tangibles. Lo Absoluto solo puede ser alcanzado por una devoción absoluta. No seas de corazón tibio.

*Iniciado: -¿Cuál es el lugar del sexo en el amor?

*Nisargadatta: -El sexo es energía. El amor es un estado del ser- El sexo es ciego. El amor es sabio. Una vez que se comprende la verdadera naturaleza del amor y del sexo ya no hay  ningún conflicto ni confusión.

*Iniciado: -¿Tener sexo sin amor es malo?

*Nisargadatta: -Sin amor todo es malo. La vida misma sin amor es mala.

-Acepta una sentencia de cualquier gurú. Asimila eso completamente y cree en tí mismo. Considera y acepta a tu propio “tú-mismo” como el gurú. No aceptes a nadie más como tal. El pre-requisito final para este precepto espiritual es la confianza en sí mismo, una fe firme en uno mismo. Si no tienes fe en tu propio “tú-mismo”, no tienes remedio y serás un paria. Tu propio “tú-mismo” es el gurú.

-El mundo no es más que un espectáculo, brillante y vacío. Es, y sin embargo no es. Está ahí solo mientras yo quiero verlo y tomar parte en él. Cuando dejo de interesarme, se disuelve. No tiene ninguna causa y no sirve a ningún propósito. Solo acontece cuando estamos distraídos. Aparece exactamente como aparece, pero no hay en él ninguna profundidad, ni significado. Sólo el espectador es real, llámese Sí mismo o Atman. Para el Sí mismo, el mundo es solo un espectáculo colorido del que goza mientras dura y que olvida cuando acaba. Lo que acontece en la escena le hace temblar de terror o revolcarse de risa. Sin embargo, él siempre está presente al hecho de que es solo un espectáculo. Sin deseo ni miedo, él lo disfruta, como suceda.

-Antes yo estaba seguro de muchas cosas, ahora no estoy seguro de nada. Pero siento que no he perdido nada con no saber, debido a que todo mi conocimiento era falso. Mi no saber es, en sí mismo, el conocimiento del hecho de que todo conocimiento es ignorancia. “Yo no sé” es la única afirmación verdadera que la mente puede hacer.

-La verdad está en el descubrir, no en lo descubierto.

-Eso que te hace pensar que eres humano no es humano, es un punto de consciencia sin dimensiones. Eres ser puro, presenciación, felicidad. Darte cuenta de esto es el fin de toda búsqueda. Llegas a ello cuando ves que todo lo que piensas ser es solo imaginación,y permaneces en la presenciación pura de lo transitorio como transitorio, de lo imaginario como imaginario, de lo irreal como irreal. No es difícil, pero se necesita desapego. Aferrarte a lo falso hace muy difícil ver lo verdadero.

-La mente moldea el lenguaje y el lenguaje moldea la mente. Ambos son herramientas: úsalas. pero no abuses de ellas.

-Lo único que puedes decir con verdad es: “Yo soy” (queriendo decir con ello que lo que es, es). En el momento en que hay un pensamiento sobre “mí”, como personalidad independiente, aparece lo que se denomina “esclavitud”. Comprender esto es el fin de toda búsqueda. Cuando te das cuenta de que todo lo que crees ser sólo se funda en la memoria y la anticipación,termina tu búsqueda y te mantienes alejado, con conciencia cabal de la falsedad de lo falso.

-Uno se vuelve consciente de sí mismo sólo cuando está atrapado en el conflicto.

-Tu ser real no es inquieto, pero su reflejo en la mente así lo parece, puesto que la mente misma es inquieta. Es como el reflejo de la luna en el agua movida por el viento.

-No hay nada que ganar. Abandona todas las imaginaciones y conócete a tí mismo como ERES.

-El conocimiento de sí mismo es desapego. Todo anhelo se debe a una sensación de insuficiencia. Cuando sabes que no te falta nada, que todo lo que hay, eres tú es tuyo, el deseo cesa.

-Antes de tomar esta forma, eras sin forma; espontáneamente la forma vino, y cuando vino la forma hubo un anhelo natural de volver al estado sin forma. Sólo por eso vienes aquí: a buscar lo que ERES.

-El estado supremo ni va ni viene, ES.

-Estás jugando con las palabras y con el significado de las palabras… no vas a la raíz desde donde emanan las palabras. Nadie va a la raíz; todos están fascinados por el espectáculo.

-Descubre todo lo que no ERES: ni el cuerpo, ni los sentimientos, ni los pensamientos, ni las ideas, ni el tiempo, ni el espacio, ni el ser ni el no ser, ni esto ni eso, nada concreto ni abstracto que puedas señalar eres tú. Una mera afirmación verbal no bastará. Puedes repetir una fórmula inacabablemente sin ningún resultado. Debes observarte continuamente, particularmente tu mente, momento a momento, sin omitir nada. Esta presenciación es esencial para la separación entre el sí mismo y el no sí mismo.

-Encuéntrate a tí mismo…y sé libre.

-Cuando estás en el estado ignorante, surgen cuestiones sobre lo bueno y lo malo, sobre si hacer elecciones para aceptar o rechazar. Pero en el estado de conocimiento, las cosas acontecen espontáneamente y no hay ninguna elección ni  rechazo.

-Quién no tenga coraje no aceptará lo real, aunque se lo ofrezcan.

-El único obstáculo es la falta de voluntad nacida del miedo a lo desconocido, al no ser, al no conocer, al no hacer.

-Abandona todas las preguntas excepto una: «¿Quién soy yo?». Después de todo, el único hecho del que puedes estar seguro es que ERES. El «yo soy» es cierto. El «yo soy esto», no.

-No aceptes el concepto de que tú tienes que “ser o hacer algo”. Todo buscador espiritual quiere ser algo. No intentes ser algo, ni siquiera una persona espiritual. Eres lo manifestado. El árbol está contenido en la semilla. No intentes interferir con lo que ves. Sólo velo como es.

-La clave para lograr un objetivo está en el grado de atención sostenida que dedicamos al tablero de juego en el que éste se desarrolla.

-La mente crea el abismo, el corazón lo cruza.

-Desapego es soltar lo viejo, cuando lo nuevo no ha llegado aún.

-La liberación no consiste en adquirir nada, sino en tener la fe y la convicción de que siempre has sido libre, y el coraje para actuar según esta convicción.

-¿De qué sirve la felicidad cuando se tiene que luchar y trabajar por ella? La verdadera felicidad es espontánea y sin esfuerzo. El placer y el dolor se alternan. La felicidad es inamovible. Lo que puedas buscar y encontrar, no es lo verdadero. Encuentra lo que nunca perdiste, lo inalienable.

-Viendo claramente la confusión, uno se libera de la confusión.

-En el amor ni siquiera existe el uno, ¿cómo puede haber dos?

-El amor es el rechazo a separar, a hacer distinciones.

-Antes de pensar en la unidad, debes crear la dualidad.

-Amarse a sí mismo es natural y bueno. Sólo tienes que saber qué es exactamente lo que amas.

-Lo que ama no es el cuerpo, es la vida: percibir, sentir, pensar, actuar, anhelar, crear. Esa vida que amas eres tú mismo, es todo. Compréndela en su totalidad.

-Verse a sí mismo en todos, y a todos en sí mismo, eso es AMOR.

-Sabiendo lo que no es, llegarás a conocerse a tí mismo.

-En la consciencia pura nada acontece jamás. Nada le ocurre a la vida cuando las formas se vienen abajo y los nombres se borran. El orfebre funde ornamentos viejos para hacer otros nuevos. A veces una pieza buena va con la mala. Él la introduce en su crisol, pues sabe que ningún oro se pierde.

-Endereza tu mente y todo se enderezará. Cuando comprendas que el mundo es uno, que la humanidad es una, actuarás acordemente. Pero primero debes prestar atención al modo en que sientes, piensas y vives. A menos de que haya orden en tí mismo, no puede haber ningún orden en el mundo.

-Cura tu mente y dejarás de proyectar imágenes distorsionadas, teñidas de fealdad. Date cuenta de que tu existencia presente es como una lluvia de chispas, donde cada chispa dura un segundo y la lluvia misma, un minuto o dos. Ciertamente una cosa cuyo comienzo es el fin, no puede tener ningún medio. Respeta tus ciclos. La realidad no puede ser momentánea: es atemporal. Pero la atemporalidad no es duración.

-Todos están empapados pues está lloviendo fuerte. En mi mundo siempre hace buen tiempo: No hay noche ni día, ni calor ni frío. Allí no me acosan ni inquietudes ni pesadumbres. Mi mente está libre de pensamientos, pues no hay ningún deseo que esclavice.

-La ventana es la ausencia de pared y da aire y luz porque está vacía.

-La pluralidad y la diversidad son solo el juego de la mente. La realidad es una.

*Nissargatta: Muy bien. La mente; por su naturaleza misma, divide y opone ¿Puede haber alguna otra mente; que una y armonice, que vea el todo en la parte y la parte como totalmente relacionada con el todo?

*Iniciado: La otra mente, ¿dónde buscarla?

*Nissargatta: Yendo más allá de la mente que limita, divide y opone…Poniendo fin al proceso mental, tal como nosotros lo conocemos. Cuando éste llega a su fin, nace esa mente.

-Todos los caminos conducen a la irrealidad. Los caminos son creaciones dentro del ámbito del conocimiento. Por consiguiente, los caminos y los movimientos no pueden transportarle a la Realidad, porque su función es enredarle dentro de la dimensión del conocimiento, mientras que la Realidad prevalece antes de él.

-Por el momento, estás buscando el conocimiento de tí mismo. Pero debes llegar a realizar que tú estás más allá de él.

-Primero debes obtener el conocimiento del Sí mismo. Oportunamente, el que obtiene el conocimiento del sí mismo, desaparece en el mar del Sí mismo.

-Una onda en el mar se «conoce» a sí misma como una onda, pero cuando se une al mar, la onda deviene el mar y no puede conocer nada.

-Tú creas el mundo en tu imaginación como un sueño. Lo mismo que no puedes separar al sueño de tí mismo, no puedes tener un mundo exterior independiente de tí mismo.

-Tú eres independiente, no el mundo. No tengas miedo de un mundo que tú mismo has creado. Deja de buscar la felicidad y la realidad en un sueño, y despertarás.

-No necesitas saber todos los «porqué» y los «cómo», no hay ningún fin para las preguntas. Abandona todos los deseos, mantén tu mente silente y descubrirás.

-Mientras tú tengas la idea de que influyes en los acontecimientos, la liberación no es para ti. La propia idea del hacer, de ser una causa, es un cautiverio.

-Saber que eres prisionero de tu mente, que vives en un mundo imaginario que tú mismo creas, es el principio de la sabiduría.

-Lo que ERES no puede ser descripto, excepto como negación total.

-Todo lo que puedes decir es: «yo no soy esto, yo no soy eso». No puedes decir a sabiendas «esto es lo que yo soy». Eso es una insensatez.

-Lo que puedes señalar como «esto» o «eso» no puedes ser tú mismo.

-Ciertamente, no puedes ser otro «algo». Tú no eres nada perceptible o imaginable. Sin embargo, sin tí, no puede haber ni percepción ni imaginación.

-Observas al corazón sentir, a la mente pensar, al cuerpo actuar; el acto mismo de percibir muestra que tú no eres lo que tú percibes.

-Te digo que te comprometas de una vez por todas, de tomar esta presencia en ti por lo que ella es: sin forma, sin modelo. El cuerpo está ahí, pero la consciencia, la eseidad, no tiene ninguna forma. Aférrate firmemente a esta evidencia, basa tu comportamiento en esta realidad.

-Hay siempre momentos en los que uno se siente vacío y extraño. Tales momentos son muy deseables, pues significan que el alma ha arrojado sus amarras y que navega hacia lugares distantes.

-Esto es desapego: cuando lo viejo ha partido y lo nuevo todavía no ha llegado. Si tienes miedo, el estado puede ser aflictivo; pero no hay nada que temer. Recuerda las instrucciones: te encuentres con lo que se encuentres, vé más allá.

-Todo sufrimiento nace del deseo. El verdadero amor nunca se frustra. ¿Cómo puede ser frustrada la sensación de unidad?. Lo que puede ser frustrado es el deseo de expresión. Tal deseo es de la mente. Como ocurre con todas las cosas mentales, la frustración es inevitable.

-En este mundo objetivo, uno entre un millón trata de obtener esta felicidad duradera y devenir de uno con el Sí mismo. Todos los demás persiguen cosas en el mundo objetivo y están siempre en la miseria y la esclavitud. Una vez que uno conoce al Sí mismo, toda la felicidad objetiva está contenida en este Sí mismo, de modo que entonces uno no necesita nada y no tiene que ir ya a ninguna parte.

-Sólo aquellos que son sensibles y observadores o se han enfrentado a una crisis en la vida, se dan cuenta de la futilidad de todo. Así comienza la búsqueda de tu verdadera identidad y del significado de la vida.

-Si necesitas tiempo para lograr algo, ese algo tiene que ser algo falso. Lo real está siempre contigo, no es necesario que esperes por lo que ya eres. Nunca permitas que tu mente te saque de tí mismo para emprender una búsqueda.

-Tú tienes tu propia mente privada, tejida con los recuerdos, bien sujetos por los deseos y los temores. Yo no tengo ninguna mente mía propia. Lo que necesito saber, el universo lo pone ante mí, tal como el universo me sirve el alimento que como.

-El mundo te parece tan abrumadoramente real, debido a que piensas en él todo el tiempo. Deja de pensar en él y se disolverá como niebla. No necesitas olvidar: cuando el deseo y el temor acaban, la esclavitud también acaba.

-Es la implicación emocional, la estructura de agrados y desagrados que nosotros llamamos carácter y temperamento, lo que crea la prisión.

-La no disposición quiere decir miedo. Tienes miedo de lo que eres. Tu destino es el todo, pero tienes miedo de perder su identidad. Esto es puerilidad, aferrarse a los juguetes, a sus deseos y miedos, opiniones e ideas. Abandónalo todo y permanece dispuesto a que lo real se manifieste. Esta automanifestación tiene su mejor expresión en las palabras: “yo soy”. Nada más tiene ser. De esto ten una certeza absoluta.

-He entrado en un estado semejante al sueño para decirles a ustedes: -“Dejen de hacerse daño a ustedes mismos y a los demás, dejen de sufrir, despierten”.

-¿Cómo viene al ser la personalidad? Por la memoria. Identificando el presente con el pasado y proyectándolo en el futuro. Piensa en tí mismo como momentáneo, sin pasado ni futuro, y tu personalidad se disuelve.

-No hables de las experiencias que tienes con el florecimiento de la Conciencia; guárdalo para ti. Estabilízate en la Consciencia. Estabiliza la Consciencia.

-Para que la realidad sea, las ideas de “yo” y “mío” deben partir. Partirán si las dejas partir. Entonces reaparece tu estado natural, en el que no eres ni el cuerpo ni la mente, ni el “yo” ni lo “mío”, sino que estás en un estado de ser completamente diferente. Es pura presenciación de ser, sin ser esto o eso, sin ninguna identificación de tí mismo con nada en particular, o en general. En esa pura luz de la consciencia no hay nada, ni siquiera la idea de nada. Hay sólo luz.

-En el estado último no puede haber ni felicidad, ni aflicción. Solo libertad. La felicidad depende de una cosa u otra y puede perderse; la libertad de todo no depende de nada y no puede perderse. La libertad de la aflicción no tiene ninguna causa, y por lo tanto, no puede ser destruida. Realiza esa libertad.

-Una vez que te das cuenta que estás soñando, despertarás. Pero no puedes verlo, porque deseas que el sueño continúe. Llegará un día en que anhelarás que el sueño termine, con todo tu corazón y tu mente, y estarás dispuesto a pagar cualquier precio. El precio será desapasionamiento y desapego, la falta de interés en el sueño en sí mismo.

-Cuando se sirve la comida, todo lo que este cuerpo aprecia, lo como. Todo lo que no aprecia, lo dejo. No que esto sea bueno y que esto sea malo: no hay nada de eso. Lo mismo que el mundo del sueño, sin ser llamado, ha aparecido y tú lo observas. Similarmente este mundo, sin ser llamado, ha aparecido y tú estás obligado a observarlo. Solamente observa.

-Todos ustedes quieren experiencias, pero ellas no les llenarán. Si la consciencia llega a inquietarse de verdad por conocer el Sí mismo, arrojará todo y correrá a la meta. Esa es mi propia experiencia.

-El sí mismo no necesita ser puesto en reposo. Es la paz misma, no está en paz. Solo la mente es inquieta. Todo lo que ella conoce es la inquietud, con sus múltiples modos y grados. Lo agradable se considera superior y lo penoso se elude.

-Lo que nosotros llamamos progreso es meramente un cambio de lo desagradable a lo agradable. Pero los cambios por sí mismos no nos llevan a lo que es sin cambio, pues todo lo que tiene un comienzo debe tener un final.

-Lo real no comienza; solo se revela a sí mismo como sin comienzo y sin fin, omnipenetrante, todo poderoso, primer motor inmutable, atemporal, sin cambio.

-No hay ninguna cosa tal como la paz de la mente. Mente quiere decir perturbación; la inquietud misma es la mente.

-Ninguna universidad puede enseñarte a ser tú mismo.

-En la naturaleza nada dura, todo vibra, aparece y desaparece. El estado natural de la mente no puede ser ningún pensamiento en particular…sólo el silencio..

-El esfuerzo es un síntoma de conflicto entre deseos incompatibles. Deben ser vistos tal como son, sólo entonces se disolverán.

-No se dé nombre ni forma. En la oscuridad y el silencio, la realidad es encontrada.

-Estate en paz con su ser interior y estarás en paz con todo el mundo.

-El mundo está dentro de mí…yo no estoy dentro del mundo.

-Mira todo como un sueño y permanece fuera de él.

-El deseo es el recuerdo del placer, proyectado al futuro. El miedo es el recuerdo del dolor, proyectado al futuro. Ambos son fruto de la memoria y no dejan descansar la mente.

-La sabiduría dice que soy nada. El amor dice que soy todo. Entre los dos, mi vida fluye.

-Fíjate: ¡Lo que consideras verdadero, cambia continuamente!.

-El ser no se identifica con el fracaso y el éxito. Aprende de ambos y vé más allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *