El Verbo, Amén, Om

el-verbo-amen-om

Parambrahma hace emerger la creación, la Naturaleza inerte (Prakriti). Del Om (Pranava, el Verbo, la manifestación de la Fuerza Omnipotente), proviene Kala, el tiempo; Desa, el espacio; y Anu, el átomo (la estructura vibratoria de la creación).

La Fuerza Omnipotente (la repulsión y su expresión complementaria, la fuerza de atracción, el sentir omnisciente o amor) se manifiesta como vibración, lo cual emite un sonido particular: el Verbo, Amén, Om. En sus diferentes aspectos, Om introduce el concepto del cambio, que implica tiempo (Kala) en la Eternidad Inmutable; y la idea de la separación, que implica Espacio (Desa) en la Eternidad Indivisible.
El efecto derivado de estas manifestaciones es el concepto de particulas: los innumerables átomos (Anu). Estos cuatro aspectos: el Verbo, el Tiempo, el espacio, el Atomo, no son, por lo tanto, sino una misma cosa: en esencia, solamente ideas.
Tal manifestación del Verbo (al convertirse en carne o materializarse externamente) crea este mundo visible. Así pues, el Verbo: el Amén u Om, siendo la manifestación de la Eterna Naturaleza del Padre Todopoderoso o de su mismo Ser, es inseparable de Dios y no es otra cosa que Él mismo (al igual que el poder de quemar es inseparable del fuego y no otra cosa que el fuego mismo).

Sobre lo expuesto, los Evangelios dicen:

“He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la Creación de Dios”

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios…..Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él, nada de lo que ha sido hecho, fue hecho…..Y aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *