El conocimiento verdadero

En los tiempos que corren, agitados y sin el entorno necesario para la reflexión y el recogimiento, resulta difícil abordar el tema de la filosofía, y si se trata de oriente, mucho más complicado aun.

conocer a Dios

Cuando la filosofía es entendida como un compendio de conocimiento que abarca el entendimiento humano en sus más diversas facetas, debemos irremediablemente remitirnos a las fuentes primigenias que han tratado el tema con profundidad, lo han sometido a la experiencia interna del ser, y luego, considerando la necesidad de divulgarlo a todo el mundo, le han dado un orden y una clasificación, obteniendo así un sistema filosófico apto para el entendimiento humano.

Si hacemos un recorrido por las diversas tendencias filosóficas que han modificado el rumbo de la humanidad, observamos que todas ellas proceden de una misma célula, esto es, hacer que el ser humano se conozca a sí mismo y llegue al máximo de sus posibilidades, procediendo así conforme su naturaleza interna le va dictando.

Esta naturaleza interna comprende cuatro categorías principales, a saber: Metafísica, Filosófica, Devocional y Psicológica.

Estas tendencias marcan por cierto en el individuo la forma de unir a su ser interno y por cualquiera de estos senderos llegar al estado de sublimación más intensa.

La naturaleza metafísica es expuesta de manera tangible en el Gñana Yoga de los Hindúes y en el Taoísmo de la cultura China.

Este conocimiento llega por medio de la abstracción mental o meditación trascendental, confiriéndole al individuo la suficiente sabiduría para comprender el cómo y el por que de la creación universal. Este conocimiento es llamado en la cultura Hindú, Brahmanda. Los chinos le llaman Tao o camino. En este sendero, poco y nada interviene el intelecto, y la naturaleza material queda completamente absorbida por la corriente espiritual que fluye en el individuo desde el Cosmos o Sustancia Real, por lo tanto, el hombre de temperamento mundano no llega a realizarse por medio de este sendero.

Luego que el conocimiento trascendental a sido madurado y se le ha conferido el merecimiento necesario para alcanzar cumbres de conocimiento absolutamente necesarios para el ser a evolucionar, la naturaleza filosófica hace su entrada para que el individuo ordene sus ideas y pensamientos, los realice plenamente y le confiera argumento necesario a su diario vivir. El sabio Narada realizo un compendio sobre los aforismos de la devoción, les dio un orden y una categoría a cada peldaño del sendero y enfatizo el interés necesario de entregarse por entero a esta forma de aserción divina. Otro compilador importante es el sabio Patanjali, obtuvo la sabiduría suficiente como para compendiar los aforismos de Raja Yoga o el aspecto Psicológico del ser, dando diversas enseñanza para obtener la absorción ininterrumpida o samadhi. Estos sabios, alcanzando una comprensión del ser, pensaron de manera piadosa, y comprendieron que la naturaleza filosófica lo abarca todo, comprendiendo esto, efectuaron el proceso de depuración adecuada para ofrecerlo a la
humanidad toda y de esta manera evidenciar el profundo amor y el adecuado compromiso interno que tenían para con Dios y sus semejantes.

Se ha notado en el transcurso de los siglos, que el ser humano se manifiesta mas abiertamente a través del amor, pasando por las distintas etapas preliminares hasta llegar a la devoción máxima, o sea, Dios. Este es el objeto de devoción a tener en cuenta, en consecuencia, la meta ultima de todo conocimiento. Debemos hacer notar con evidente claridad a uno de los exponentes máximos de este sendero, Cristo. Este hizo florecer en sus seguidores el perfume de la devoción, y la hizo exaltar por la vía del perdón. Como podemos ver, el sendero de la devoción mas sublime esta identificada con el Dios personal o Encarnación Divina. Este sistema ascético es contrario a la forma metafísica que profesa su devoción al Dios Impersonal o Sustancia Real. Otros exponentes de la naturaleza devocional son puestos de manifiesto por Rama y Krishna. Esta linea de perfeccion es seguida por miles de adeptos en todo el mundo y los mas dignos eruditos dicen que es el sendero indicado para este tiempo (edad de hierro u oscuridad).

La naturaleza Psicologica es el sendero por el cual el adepto tiene perfecto conocimiento y dominio de su propia mente. Es de vital importancia el conocimiento de nuestra mente, pues dominándola podremos entrar al reino de los cielos. El sendero de la devocion nos deja a mitad de camino, por mas claridad que tengamos sobre este particular, si no doblegamos a nuestra mente y no la unimos al corazon, la iluminacion no se producira y la union definitiva con Dios quedara trunca. Patanjali y Buddha son los máximos exponentes de este sendero.

Queda a las claras que el conocimiento trascendental es para todos y cada cual deberá procurar claridad en su interior para abordar el camino interno desde su propia naturaleza espiritual. Lo demás queda librado a la entrega, fuerza de voluntad, amor y Gracia de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *