Del Conocimiento surge la Devoción y de la Devoción surge el Conocimiento

del-conocimiento-surge-la-devocion-y-de-la-devocion-surge-el-conocimiento

De la misma manera que el monje llama a Dios con la campanilla, ¿quién soy yo? resuena en la conciencia del Devoto para llamar al Ser Eterno.

Del Conocimiento surge la Devoción y de la Devoción surge el Conocimiento; no hay calor sin fuego, ni fuego sin calor. El Devoto que va por uno de estos dos caminos se encontrará con el otro indefectiblemente.

El que va por el camino de la Devoción medita en el Señor como su Eterno Compañero, de esta manera su corazón se purifica y comienza a sentir que es su incondicional Servidor.

El camino del Conocimiento Espiritual hace del Devoto un científico de sí mismo; se entrena en esa Sabiduría que está más allá de la mente; cuando la Forma Trascendental del Señor se manifiesta, se llena de Gozo y de Dicha.

El Filósofo ordena el Conocimiento Divino, el Sabio lo estudia minuciosamente, el sencillo Devoto lo goza lleno de alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *