De donde viene tu sufrimiento?

de-donde-viene-tu-sufrimiento

El árbol que engendra el sufrimiento como semilla, puede dar frutos agradables. Del mismo modo que si sembramos sobre estiércol, una planta germinara. El engaño está en que comemos de los frutos porque son gustosos y nos traen placer. El sufrimiento del pasado no se manifiesta tal como es de manera permanente, sino que a través de los frutos que va creando, modifica la conciencia dual entre placer-sufrimiento. Ahora sabemos entonces que el mundo que vemos, lo vemos de modo dual, entre placer y sufrimiento. Pero estas semillas contienen una parte de la otra. Ahora cuando hablamos de cambio no debemos entender que cambio significa deshacerse inmediatamente de algo, pues todavía no ha madurado. En la experiencia mística yoguica se habla de realización y únicamente cuando uno ha completado el

círculo, es decir, ha llegado a la plena madurez de comprensión sobre eso, es que podemos hablar de realización. Es decir, cuando se ha comprendido al máximo. Se ha comprendido desde todo punto de vista, hasta haberla purificado de nuestra vida. A eso debe llamársele, realización.
1- Deben observar, reflexionar y discernir sobre la forma de ese objeto de deseo.
2- Observar el movimiento continuo de ese elemento, es decir: como vive mientras mora en nuestra mente y como vive en el receptáculo de las acciones.
3- Observar de donde proviene la semilla.
Quitar la semilla es quitar el conocimiento que provee percepción, actividad y potencialidad. Existe la chispa de la divinidad en nosotros. Para que esta chispa pueda engrandecerse deberá purificarse la asociación impuesta durante años sobre los objetos de deseo. Es importante observar todo lo que sucede dentro y que esta observación permita a la vez escuchar los pensamientos. Que es lo que dicen, que es lo que pretenden, hacia donde se quieren dirigir. Lakshahara Ji

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *