Como es Dios?

como es Dios?

Le pregunté a mi maestro: cómo es Dios?

El me respondió:

Había dos ranas que vivían en un pozo. El pozo era bastante hondo. Aún así, las ranitas habían logrado sobrevivir porque caían en él varios insectos que las mentenían vivas. Una de las ranas estaba conforme con esta vida. Nadie venía a molestarla a su pozo, tenía alimento suficiente, y cada tanto caía sobre sí una refrescante lluvia que la alegraba y hasta la hacía cantar.
La otra ranita tenía otra naturaleza: no estaba conforme. Sentía que había algo más que ese sitio. Desde abajo ella sólo podía ver el cielo, y anhelaba con todo su corazón ver que había más allá. Durante varios días, esta ranita intentaba trepar para salir del pozo. La otra que veía inútil esto, le decía: ¿para que te esfuerzas? ¿no ves que te lastimarás? ¿no tienes aquí todo lo necesario para vivir? Somos ranas! ¿Qué más necesitas? Yo soy una rana, tú eres una rana. Tenemos insectos, frescura, agua, estamos seguras en esta casa ¿para qué salir?.
La rana que intentaba trepar las altas paredes, pensaba que en gran parte era real lo que su amiga planteaba. Pero algo en su ser la impulsaba más allá. No tendría paz si no hacia el intento. Y así, pese a los dichos de su amiga, un día alcanzó la superficie. La otra rana vio como su compañera se fue. Ella se quedó en el pozo, con su vida de siempre. Estaba un poco triste porque estaba sola. Pero ella pensaba haber hecho lo correcto. Al fin y al cabo, era una rana… Pasaron unas cuantas semanas. La ranita volvió. Saltó al pozo: estaba tan feliz!…
– Qué! Qué! ¿Qué te pasa que estás tan feliz? ¿Qué has visto?!!! Dijo sorprendida la rana del pozo.
– Es tan hermoso…tan inmenso lo que he visto…no sé cómo compartirlo…
– ¿Inmenso? Lo más grande que hay es este pozo ¿cómo es de grande? ¿así? (y dio la rana un brinco para saber si la distancia era ésa)
– No! No! es mucho más grande – respondió la otra.
– ¿Cómo? ¿así?. (Y dio dos brincos, cubriendo una gran distancia en el pozo)
– No hermanita! no! es mucho mas grande!
– No puede ser más grande que esto! (y dio unos brincos tan largos que cubrió todo el largo del pozo)
– Sí hermanita, es muchísimo más grande que eso! He venido a buscarte, para que tú misma lo veas, porque jamás podré explicarte cuan grande es!
La ranita del pozo tenía mucho miedo. Todo lo seguro que conocía estaba en ese pozo. Y ahora esta hermana suya, había salido y regresado. Y lo más inquietante: regresó tan feliz! Su amiga la alentó, le dijo que irían juntas. La rana del pozo se decidió luego de muchas cavilaciones. Se ayudaron mutuamente para salir de allí.
Las dos ranas salieron, y nunca más regresaron a ese pozo. Sin embargo, a medida que realizaban su viaje por nuevas tierras, se detenían en los pozos y ayudaban a salir a otras ranitas. Aunque la realidad es que no muchas quisieron salir de sus pozos….

Un comentario sobre “Como es Dios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *