Chitta, el átomo

chitta-el-atomo

Chitta, el átomo, en el cual aparece Ahamkara (la idea de la existencia separada del Ser), tiene cinco manifestaciones (electricidades etéricas).
Estas cinco electricidades etericas constituyen el cuerpo causal del Purusha, o vidente interno.
Mediante sus tres atributos o Gunas (Sattwa o positivo. Rajas o neutralizante. Tamas o negativo) las cinco electricidades (Pancha Tattwa) dan origen a los Jñanendriyas (órganos de los sentidos). Karmendriyas (órganos de la acción). Tanmatras (objetos de los sentidos).
Estos quince atributos, mas la mente y la inteligencia, constituyen los diecisiete “miembros sutiles”, el Linga Sarira o cuerpo sutil.

El atomo o Chitta, siendo la repulsión manifiesta, produce cinco clases de electricidades etéricas, provenientes de cada una de sus cinco partes: una desde el centro, dos desde los dos extremos y otras dos desde los espacios comprendidos entre el centro y cada uno de los extremos. Estas cinco clases de electricidades, encontrándose bajo la influencia del Amor Universal (el Espíritu Santo) son atraídas hacia la Sustancia real o Sat, produciendo un campo magnético denominado el cuerpo de Buddhi o Inteligencia. Puesto que estas cinco electricidades son la causa de todo lo creado, se les denomina Pancha Tattwa, las cinco Causas Esenciales, y se les considera el cuerpo causal de Purusha, el Hijo de Dios.

Puesto que las electricidades provienen del Chitta polarizado, se encuentran tambien en un estado de polarización y están dotadas con sus tres atributos o Gunas: Sattwa o positivo. Tamas o negativo. Rajas o neutralizante.

Los atributos positivos de las cinco electricidades son los Jñanendriyas u órganos de los sentidos del olfato, gusto, vista, tacto, oído. Siendo atraídos entre sí bajo la influencia de Manas o el polo opuesto al átomo espiritualizado. Éstos constituyen el cuerpo del mismo.

Los atributos neutralizantes de las cinco electricidades son los Karmendriyas u órganos de la acción que generan la excreción, reproducción, locomoción, habilidad manual, y locución. Estos órganos, que son manifestaciones de la energía neutralizante del Átomo espiritualizado, constituyen un cuerpo energetico, la fuerza vital o Prana.

Los atributos negativos de las cinco electricidades son los cinco Tanmatras u objetos de los sentidos del olfato, gusto, vista, tacto, oído. Al unirse a los órganos de los sentidos a través del poder neutralizante de los órganos de la acción, los Tanmatras satisfacen los deseos de las emociones.

Estos quince atributos del Átomo espiritualizado, con sus dos polos, mente e inteligencia, constituyen el Lingasarira, el cuerpo sutil del Purusha, el Hijo de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *