Basta de mentiras

Basta de mentiras

Basta de mentiras es lo que algunas personas dicen cuando creen defender la verdad.

Pero la Verdad no necesita ser defendida. por eso Jesús permaneció callado sin defenderse en los juicios que le hicieron Pilatos y luego Herodes.

Jesús era la Verdad Encarnada misma. Pero Ellos lo ya habían juzgado, ya lo habían condenado, porque ellos eran la mentira. No les importaba la Verdad, sólo demostrar com osea que Jesús era la Mentira. Ellos proyectaban en Jesús su propia mentira. No soportaban cuestionarse y juzgarse a sí mismos. Juzgar al otro es lo más fácil.

Es bueno hartarse de la mentira. Cuando te hartas, te saturas, ya no puedes vivir más en ella. Te sofoca, te asfixia, no la toleras. Y necesitas respirar Verdad. Sino, te mueres.
Pero esta transformación no sucede hasta que reconoces al Pilatos en ti, al Herodes en ti, que siempre está condenando al Jesús en ti.
El Jesús en ti no se defiende, está allí, sabiendo que si tú no disciernes, será crucificado. Él sabe que le espera la Cruz de la mentira.

Es llamativo el simbolismo que adopta el pueblo Cristiano: la Cruz. De la vida de Jesús, lo que queda como símbolo es la Cruz. Nada queda que recuerde sus 33 años de vida excepto su final.

Cuando muere tu Jesús, muere tu Verdad
Pero la Verdad puede renacer. Aunque la encierres en una tumba cerrada, no se pudrirá, no se corromperá. Sólo la mentira se corrompe, se pudre en ti y te inunda con su pestilencia. Nunca te saldrás con la tuya si mientes.

Pilatos y Herodes una vez muertos, no resucitaron: llenos de vanidad y poder en la mentira, al tiempo, se fueron del mundo y sus cuerpos se corrompieron.Todo lo que se recuerda de ellos es la mentira, la maldad, la soberbia y la vanidad.

Jesús murió. Luego resucitó de entre los muertos, de entre las mentiras. Porque Jesús es la Verdad
Y sigue aún hoy resplandeciendo y mostrando el camino
Solo la Verdad te libera. Es bueno que te hartes de la mentira: sobretodo de la tuya propia.

Fíjate cómo tratas a tu Verdad, y como tratas a tu mentira. Fíjate si liberas a Jesús o lo crucificas. O si liberas a Barrabás como hizo Pilatos, porque el pueblo clama por él

Toda Verdad necesita Amor. Sinó permanece sepultada y escondida. El Amor por los demás te hace salir del sepulcro.
Liberarte de tu mentira, es la única manera de no clavar a tu Jesús es una cruz
Es la única manera de ser Libre: dando tu vida por la Verdad.  Pero no por la Verdad que te agrada, porque eso no es la Verdad, sino especulación y conveniencia de tu Ego. Cuidado con Tu Pilatos, con Tu Herodes, con tu Sanedrín y sus artilugios intelectuales.
“La ira del hombre no obra la Justicia de Dios” decía Santiago
O en Palabras de Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
Namasté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *